twitter facebook google+
Aún hay 85.000 haitianos viviendo en tiendas de campaña en campos de desplazados y el cólera se ha cobrado ya 9.000 víctimas: son algunas de las huellas del trágico terremoto de 2010
18 de enero de 2015
haiti1

La población haitiana quiere recuperar su medio de vida. :: CRUZ ROJA

“El cambio es visible, ya no existe esa imagen de la ciudad completamente cubierta de tiendas de campaña, la carreteras se han vuelto a hacer y se puede transitar por ellas, muchos edificios se han reconstruido y no está todo lleno de escombros. Pero realmente es una mejora de fachada porque, por ejemplo, todavía hay 85.000 personas viviendo en campos de desplazados, muchas de ellas en condiciones complicadas. Quien estuvo aquí en 2010 y 2011 y ha vuelto ahora, considera que lo que se ha llevado a cabo es un lavado de cara”, así resume la situación la cooperante Raquel Fernández Gibaja, jefa de la delegación de Cruz Roja en la zona. “Claro que se han hecho muchas cosas, claro que esto ha cambiado por completo, pero es que las imágenes de aquel momento fueron dantescas”, añade.

Haití era y sigue siendo el estado más pobre de Latinoamérica. Ahora se cumple el quinto aniversario del peor terremoto que ha sufrido en los últimos dos siglos y quienes trabajan en primera línea lo tienen claro: sigue haciendo falta mucha ayuda externa -y además, no ha llegado toda la que se prometió-. Ya antes del seísmo, alrededor del 75% de la población vivía con menos de dos dólares diarios y casi la mitad carecía de agua potable. Por eso, tal y como recordaron muchos durante meses después de la tragedia, como por ejemplo Forges en sus viñetas publicadas en El País, las ONG que actúan en la zona advierten que Haití no se puede olvidar.

haitiviñeta

Viñeta de Forges publicada en El País.

El 12 de enero de 2010 la tierra tembló durante 35 segundos. El país se desplomó por completo. El terremoto, con epicentro a 25 kilómetros de Puerto Príncipe, la capital, y de 7,3 grados en la escala de Richter, se cobró la vida de más de 220.000 personas. Además, hubo 300.000 heridos y 1,5 millones de haitianos tuvieron que ser desplazados. “Fueron prácticamente las mismas víctimas mortales que en el tsunami del Índico de 2004, pero allí afectó a 15 países y aquí estuvo todo concentrado en uno”, explica Santiago López, responsable de la operación de Haití de Cruz Roja.

Fueron las mismas víctimas mortales que en el tsunami del Índico de 2004, pero allí afectó a 15 países y aquí estuvo todo concentrado en uno”

Los hospitales se colapsaron, fallecieron el 25% de los funcionarios, se destruyó el 60% de la infraestructura gubernamental, apareció un brote de cólera que ha matado ya a casi 9.000 personas…

haiticasa

El terremoto afectó a todo el país. :: CRUZ ROJA

Justo después de la tragedia, un halo de solidaridad y ayuda humanitaria invadió a la comunidad internacional. Pero cinco años después, hay voces críticas que denuncian la falta de compromiso, como la del propio presidente de Haití, Michel Martelly, quien asegura que su país sólo ha recibido un tercio de esa ayuda prometida. En este sentido, Raquel Fernández reflexiona: “Siempre que hay cualquier catástrofe hay muchas críticas, algunas con conocimiento de causa y otras no tanto. Los fondos que llegan a Haití lo hacen por muchos medios. Por ejemplo, las ONG estamos muy fiscalizadas. Pero es verdad que hay una serie de compromisos internacionales que se hacen en los momentos de las tragedias y luego no se cumplen. En estos casos se habla muchas veces de condonar la deuda externa (algo que sí se realizó meses después del seísmo)”.

Desde Cruz Roja destacan que Haití supuso la puesta en marcha de la mayor operación humanitaria de toda su historia en un solo país. Se inició un plan de trabajo que finalizará este 2015 y que ha conllevado, entre otras mejoras, la construcción de doce escuelas, un centro de salud y 4.500 módulos que han dado cobijo a unas 18.000 personas. “Seguimos trabajando con fondos que la población aportó en su momento a la campaña del terremoto, y eso es muy importante que se sepa”.

La capacidad de la población haitiana para levantarse y seguir trabajando es una de las principales claves que destacan los cooperantes. “Mucha gente había perdido a familiares y al día siguiente del seísmo una red de voluntarios ya estaba ayudando a sacar a gente de los escombros y a repartir agua. Los haitianos están acostumbrados a recuperarse, es increíble la capacidad que tienen para hacerlo”, destaca Fernández. “Aquí en España se retrasa el autobús cinco minutos o nos quedamos sin luz una hora y ya no sabemos qué hacer; allí estuvimos semanas sin agua ni electricidad, y al final la gente se busca la vida rápidamente para seguir hacia adelante”, añade su compañero Santiago López.

Ambos destacan que precisamente esa voluntad de los haitianos ha hecho que esta sea, sin duda, una de las misiones más intensas que han vivido. No obstante, a pesar de la buena actitud, hay muchos y difíciles retos que quedan pendientes en este país.

El cólera

Haití sigue estando en el límite de la supervivencia. El 70% de la población no dispone de servicios básicos, como agua corriente, o electricidad. Y debe pelear día a día contra los brotes de cólera (una infección diarreica aguda y muy virulenta causada por la ingestión de alimentos o agua contaminados). La enfermedad que apareció a raíz del terremoto y que se ha cobrado miles de vidas. Médicos del Mundo asegura que esta lucha es necesaria porque el cólera sigue haciendo estragos en el país. Precisamente esta acción, junto al refuerzo de las capacidades del sistema público de salud, en complicidad con la población local, son las prioridades de la citada organización.

Desde Cruz Roja aseguran que la enfermedad está controlada, aunque existen otras muchas que también se transmiten por la falta de higiene en el agua. En Haití, sólo un 69% de los hogares tiene acceso regular al agua potable (el 49% en las zonas rurales). Por ello, el próximo año se iniciará un nuevo proyecto de saneamiento que beneficiará a las comunidades rurales del sudeste.

Sólo un 69% de los hogares tiene acceso regular al agua potable, el 49% en las zonas rurales”

En cuanto a la educación, sólo el 20% de los niños tienen acceso a una enseñanza pública, aproximadamente el 80% de la población es analfabeta y solamente el 50% de los menores en edad escolar va a la escuela. El absentismo roza el 80% en zonas rurales.

Más datos: La población haitiana, sobre todo la residente en Puerto Príncipe, está expuesta a altos índices de contaminación y la recogida de basuras es prácticamente inexistente.

Asimismo, desde Intermon Oxfam destacan que el problema subyacente social más serio de Haití es la enorme desigualdad existente entre una mayoría negra criolla empobrecida y una minoría mulata (el 1%) dueña de casi la mitad la riqueza del país.

haitimujer

Los cooperantes destacan la capacidad del pueblo haitiano para recuperarse de las castástrofes. :: CRUZ ROJA

¿Cómo se presenta el futuro? “Queda mucho por hacer. Yo que estoy aquí puedo decir que se ha avanzado bastante, pero queda mucho camino por delante, desde la educación, pasando por temas sanitarios y sin olvidar los medios de vida. Siempre pensamos en el momento de una catástrofe que la gente quiere una casa, agua y mantas para esos primeros momentos. Y sí, es verdad, pero la gente también lo que pide es volver a recuperar su medio de vida, recuperar la manera de ganarse la vida en el día a día, su empresita, su puestecito en el que vendía sus cosas”, explica Fernández.

Esa red de pequeños agricultores, artesanos y comerciantes también se destruyó con el terremoto. Su recuperación es fundamental para que la población sienta que no sólo recibe ayuda, sino que también está trabajando para su familia y su comunidad.

Otro asunto a destacar es la vulnerabilidad a la hora de afrontar desastres naturales. El objetivo es trabajar con las comunidades para que estén lo más preparadas posible para hacer frente a los huracanes. Afortunadamente, en los últimos dos años no han tenido que sufrirlos, aunque sí ha habido inundaciones en el norte.

En este sentido, en Intermon Oxfam recuerdan la gran deforestación que ha sufrido la isla y la falta de recursos para combatirla, que ha dejado al país en una situación de máxima vulnerabilidad ante las tormentas tropicales.

 En Intermon Oxfam recuerdan la gran deforestación que ha sufrido la isla y la falta de recursos para combatirla

¿Lo positivo? En Cruz Roja destacan el haber podido inaugurar las escuelas proyectadas, “sacar a los niños de aulas temporales y llevarlos a clases nuevas no tiene precio” y el resultado que han dado las viviendas construidas, los llamados alojamientos progresivos. Estos consisten en un módulo básico, de 18 metros cuadrados, que en la fase provisional consta de una estructura metálica y un cerramiento de lona y que llega a convertirse en una vivienda sólida y permanente al sustituir el cerramiento de plástico por otro definitivo de cemento. A cada familia en Haití se le ha hecho entrega de uno, dos o tres módulos, dependiendo del tamaño de la misma. Y para que el módulo esté más protegido contra huracanes e inundaciones se ha reforzado la cimentación y se ha alzado a unos 80 centímetros del suelo, lo que evita la entrada de agua en su interior en caso de inundación.

Lo bonito de estos alojamientos -asegura Fernández- es que se pueden ir mejorando. Ahora que los hemos visitado hace poco hemos comprobado que algunos, por ejemplo, se han hecho un porche con materiales que se han ido encontrando”. Sólo falta que esos 85.000 haitianos que aún están en campos de desplazados en tiendas de campaña también puedan acceder a una de estas viviendas.

haitiescuela

Una de las escuelas de nueva construcción. :: CRUZ ROJA

haitivivienda

Alojamientos progresivos. :: CRUZ ROJA

También destacan desde esta ONG el proyecto de ‘rendición de cuentas’, que se inició en 2012. Consiste, básicamente, es escuchar a la población para saber cuáles son las necesidades reales que tienen. “Ellos nos hacen sugerencias, nos cuentan qué les hace falta y nosotros actuamos”.

Actualmente en Haití todo sigue dependiendo de la ayuda internacional: el 70% de los fondos proviene del exterior. Si bien el terremoto puso al país en el foco y se fomentó la cooperación, antes de la catástrofe ya era un estado con muchas carencias “pero apenas se conocía”, se lamenta la cooperante, que lleva dos años en la zona.

Por eso, el principal temor de quienes trabajan allí es que Haití deje de importar.



Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Otras noticias
Tanto en la capital como en el norte de la isla se han construido nuevos hoteles de cuatro y cinco estrellas que ofrecen servicios como “galerías de arte y boutiques”
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar