twitter facebook google+
Quizás este sea un país al que le cueste confiar en sus posibilidades, creerse mejor. Porque no es tan excéntrico pensar que podríamos agarrar algún pájaro mejor o varios de ellos. Por mucho que vuelen
Mi secuestrador tiene nueve dientes, poco pelo y pesa once kilos. Desde hace un año es el dueño de mis días y de mis noches. Y ya no puedo vivir sin él
Levantar vallas y mirar para otro lado es inhumano. Lo que sí es humano es huir del infierno. Porque todos lo haríamos. Cerrando las fronteras lo único que se consigue es que las mafias se froten las manos
En la búsqueda de experiencias turísticas cada vez más sofisticadas, se está poniendo de moda realizar incursiones en los barrios con peor fama del mundo. Una práctica que atenta contra la dignidad de quienes viven en esas enormes bolsas de extrema pobreza.
En mi caso hacerme madre me convirtió en ser menos madre y más mujer sin hijos. Raro, ¿no? Me sentí culpable a ratos por sentirlo de una manera tan natural. Llegar a comprender que tengo necesidad de completarme con otras mil facetas, fue recuperar mi yo adolescente
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar