twitter facebook google+
Esa gran ventana al mundo que es Internet nos ofrece un escaparate inigualable y si bien no tenemos un sueldo asegurado, seguimos teniendo la voz y la palabra. Y plataformas en la que poder seguir haciendo nuestro trabajo

Decía Warren Beatty que debemos organizar nuestra vida de forma que no podamos diferenciar entre trabajo y placer. Yo creo que en estos tiempos que corren, son pocos los afortunados que tienen un trabajo que les gusta, aunque sea un poco, y que les permita llegar dignamente a final de mes… Así que, como se imaginarán, hablar de los que tienen una ocupación que les haga disfrutar hasta el punto de hablar de placer, suena casi a ciencia ficción. Y sin embargo, durante unos años, yo tuve la suerte de ser uno de esos privilegiados que ingresaba una nómina mensualmente por hacer algo que me hacía plenamente feliz: Periodismo.

La crisis, que todo lo empaña, ha borrado desde que empezó más de 11.000 periodistas del mapa laboral de nuestro país. Y sin embargo su labor es ahora, si cabe, más necesaria que nunca. Dar a conocer la información a la que no pueden o no saben acceder algunos ciudadanos, buscar y señalar a los responsables de lo bueno y lo malo que sucede a diario, observar y controlar que los políticos hagan bien el trabajo para el que fueron elegidos en las urnas o darle visibilidad a las personas o colectivos que no la tienen, son algunas de las obligaciones de nuestra profesión. O por lo menos, algunos de los motivos por los que yo decidí dedicarme a ella.

También están esas historias curiosas, tiernas, pequeñas y anónimas que nunca saldrán en los grandes titulares ni abrirán los ‘telediarios’. Esos proyectos, iniciativas y colectivos que heroicamente tiran del carro sin buscar el aplauso o la palmadita en la espalda y mucho menos, la subvención. Y que, sin embargo, se merecen, en mi opinión, la atención o el minuto de gloria mucho más que el político de turno sea del partido que sea.

Hace unos años, no demasiados, las actuales circunstancias laborales y económicas del país, nos habrían puesto las cosas todavía más difíciles a todos esos periodistas que ya no tenemos un contrato con una empresa convencional al uso. Hoy hay otras opciones. Esa gran ventana al mundo que es Internet nos ofrece un escaparate inigualable y si bien no tenemos un sueldo asegurado, seguimos teniendo la voz y la palabra. Y plataformas en la que poder seguir haciendo nuestro trabajo.

Linkterna nace con vocación de servicio y la intención de hacer periodismo independiente y social. No nos debemos a nadie más que a nuestra ética profesional y a los lectores que nos hagan el honor de seguirnos. A ellos y sólo a ellos, les deberemos rendir cuentas. Yo me siento de nuevo afortunada de poder volver a dedicarme a lo que más me gusta: contar historias. Bienvenidos.

26 de octubre de 2014

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Desde esta ‘torre de marfil’, como Juan Ramón Jiménez, invito a la reflexión de esa parte de la actualidad que nunca verás en grandes titulares. Desde la distancia, crítica y políticamente incorrecta, siempre alerta pese al vértigo.

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar