twitter facebook google+
Sin embargo, analizando el tratamiento que se le ha dado a cada una se pueden sacar conclusiones interesantes. Dar más prioridad a Bárcenas que al accidente, por ejemplo, ¿es buena o mala práctica?

Hay días como el de hoy en los que una no sabe a qué atender de tanto como ha pasado y está pasando. Los titulares se amontonan, Twitter vuela, las portadas de los diarios se refrescan a cada poco… Son tantas cosas, tantas y en tan poco tiempo que priorizar y centrarse en algo es complicado, imposible y revelador, en el caso de los medios de comunicación. El accidente del vuelo MH17 de Malaysia Airlines; los ucranianos y los prorrusos culpándose mutuamente de derribarlo; la ampliación de la ofensiva contra la franja de Gaza; Bárcenas que pierde la demanda contra el PP por despido improcedente; Berlusconi absuelto en el caso Ruby; la ascensión ‘exprés’ a las alturas de Pablo Iglesias; UGT pagando sueldos en Andalucía con subvenciones de la Junta…
Son los grandes temas del día, presentes en todas y cada una de las portadas más prestigiosas de nuestro país, porque son actualidad y tienen que estar. Sin embargo, analizando el tratamiento que se le ha dado a cada una se pueden sacar conclusiones interesantes. Dar más prioridad a Bárcenas que al accidente, por ejemplo, ¿es buena o mala práctica?
Hay una regla de oro en periodismo: (Al menos lo era cuando yo estudié la carrera, ahora vete tú a saber) A más cercanía, más interés. Esta máxima podría explicar la decisión de decantarse por el caso del extesorero del PP en vez de destacar el número de víctimas palestinas o de las holandesas o americanas que perdieron la vida ayer.
La demagogia está servida y los portadistas de las ediciones digitales y sus superiores, así como los directores de los medios que han apostado por una u otra noticia hoy en sus primeras páginas, o para abrir con ellas sus informativos, no lo tienen nada fácil.
Como periodista, que quiere vivir de su profesión, entiendo que es un día excepcional y que además de informar, y sobre todo en mitad de esta crisis abrumadora, hay que rentabilizarlo. Como consumidora de información, por cualquier vía, me siento un poco superada. ¡Qué ganas de pedir un ‘tiempo muerto’ para poder digerir toda la información!
Y a la larga, no dejo de tener la sensación de que me están manipulando. Llámenme mal pensada pero no puedo evitar pensar que a lo mejor mientras yo presto toda mi atención al que, según mi periódico o canal de cabecera, es el tema del día, hay otras cosas que me estoy perdiendo y que ellos no quieren por alguna razón que yo vea.
Luego están las pequeñas historias olvidadas. Esas que no tienen alcance y que en día como hoy lo tienen mucho más difícil para captar la atención de los lectores más despistados. Porque en días como hoy quedan totalmente en un segundo plano, eclipsadas por los grandes titulares. Porque no son tan importantes, ni mueven tanto dinero, ni aportan crédito electoral a ningún político de turno. Por esas noticias insignificantes me hice yo un día periodista y en días como hoy las reivindico más que nunca.

18 de julio de 2014

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Desde esta ‘torre de marfil’, como Juan Ramón Jiménez, invito a la reflexión de esa parte de la actualidad que nunca verás en grandes titulares. Desde la distancia, crítica y políticamente incorrecta, siempre alerta pese al vértigo.

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar