twitter facebook google+
Elijamos a nuestros políticos en función de su capacidad y no en función de su género por muy políticamente correcto que eso sea

Cuentan que Calvo Sotelo, el segundo presidente de nuestra renqueante democracia, tenía una fórmula infalible para elegir a sus ministros: “Entre los capaces, los más leales”. Ahora hay una regla mucho más general y más universal: hay que ser políticamente correcto y pensar en lo que quedará bien en la foto. El recién formado gobierno de Grecia ha generado un revuelo espectacular porque entre sus 12 ministros no hay ninguna mujer  y eso no está bien, claro está.

La polémica, viral en pocas horas en las  redes sociales, ha sido ensordecedora. Muchos coinciden en que no es democrático ni saludable que no haya presencia de féminas en el gabinete de Alexis Tsipras, surgido de unas elecciones que muchos quieren ver como un ejemplo a seguir.

A mí a veces me parece que vivo en una especie de realidad paralela. ¿De qué demonios se sorprenden?

Lo sucedido no es más que el reflejo de nuestra sociedad, ésa en la que aunque las mujeres estén mejor preparadas y saquen mejores notas, siguen cobrando menos y ocupando puestos de menor responsabilidad. Ésa es la realidad, independientemente de lo que se quiera vender de cara a la galería. Pensar que nuestros políticos tienen que tener altura de miras y estar por encima de eso es una mera quimera. O una simple cuestión de marketing, que no sé qué es peor.

Por eso no termino de entender por qué nos damos golpes de pecho con lo que sucede en Grecia. ¿Por qué no miramos nuestro propio ombligo? No hay más que echar un vistazo a cualquier hemeroteca y hacer una búsqueda utilizando la palabra igualdad para darnos cuenta de lo poco que se ha avanzado en los últimos años en este aspecto en nuestro propio país.

En España, hay machismo en las relaciones personales, en el lenguaje, en la iglesia, en el humor, en el deporte, en la conciliación… Eldiario.es denunciaba hace poco que las mujeres pagan más hasta por un corte de pelo o un perfume, porque el consumo también se ha sexualizado.

Hay estudios que sostienen que la crisis, que ha servido para amparar y camuflar vergonzosos pasos atrás en los derechos de los trabajadores españoles, ha hecho lo propio con la paridad. La OCDE advertía el pasado diciembre de que los recortes están perjudicando más a las españolas que a los varones. 

El caso es que en España, donde nos llenamos la boca de reproches hacia los griegos, tenemos por donde callarnos. Tan terrible es la situación que hace poco a Tania Sánchez, diputada de IU en la Asamblea de Madrid, la rotularon en un programa de televisión bajo el ‘título’ de ‘compañera sentimental de Pablo Iglesias‘, y se quedaron tan anchos.

La ley de paridad del ya olvidado Rodríguez Zapatero  impuso una cuota que para muchos fue un paso hacia adelante. Yo tengo mis reservas porque todo lo que sean cuotas impuestas me parece un sistema rígido y obsoleto y porque en un futuro puede que la normativa le juegue a la contra de las mujeres, cuando por número y por derecho les toque ser mayoría.

En mi opinión, las responsabilidades y los cargos deberían ir en función de la capacidad y la valía personal y no ser la respuesta a cumplir con un baremo establecido. A mí igual de incompetentes me resultan la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el ministro de Educación, José Ignacio Wert, por ejemplo, pese a que quede muy bien en la foto que haya uno de cada.

Ya está bien de ver la paja en el ojo ajeno. Menos pedir políticos en función de su género y más exigir servidores públicos comprometidos con la ciudadanía y con las obligaciones que llevan acarreados los cargos que ocupan.

Todo lo demás es demagogia.

28 de enero de 2015
Comentarios:
  • Manolo comentó el 31 de enero de 2015 a las 23:17

También estoy de acuerdo.

Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Desde esta ‘torre de marfil’, como Juan Ramón Jiménez, invito a la reflexión de esa parte de la actualidad que nunca verás en grandes titulares. Desde la distancia, crítica y políticamente incorrecta, siempre alerta pese al vértigo.

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar