twitter facebook google+
"Cuando escucho que hay hombres que le reprochan al feminismo que no se les ha dado entrada ideológica, me pregunto cuál es el gesto que estaban esperando"
Madrid
8 de marzo de 2015

Los avances de la lucha feminista en los últimos años, ¿se han hecho junto con los hombres o son producto de movimientos que aún tienen nombre de mujer?
Básicamente, la reivindicación relativa a la igualdad de oportunidades, de igualdad de trato en términos generales y, particularmente, de las mujeres sigue fuertemente protagonizada por ellas. Eso no quiere decir que no haya cada vez más hombres que participan de esta reivindicación. Pero es una reivindicación muy en femenino. Es verdad que en los últimos años está empezando a haber asociaciones, incluso, que defienden otro modelo de masculinidad y que desde una visión masculina se están sumando al tema de las bondades de la igualdad entre hombres y mujeres. Además, está habiendo una gran cantidad de hombres que desde los estudios sociales o desde las teorías políticas para la igualdad están armando propuestas en materia de igualdad. Pero, digamos que el movimiento social y de reivindicación social sigue estando en las mujeres, tal como yo lo veo. Quizás yo esté muy dentro del movimiento, pero es lo que sigo viendo.

¿Y por qué cree que es así?
Por muchas razones. En primer lugar, porque es una reivindicación que se enuncia más fácilmente en primera persona. Del mismo modo, está muy relacionado con temas sociales, las mujeres solemos ser mayoría en otros ámbitos en los que se defienden temas relacionados con la justicia social como la pobreza, etc.

¿Cuál es la causa de que los hombres no se unan a las luchas feministas? ¿Es algo positivo o negativo?
Creo que los postulados del feminismo deberían ser defendidos universalmente, si no, yo no sería feminista. No obstante, es muy difícil, a pesar de que hay mucha gente y muchas campañas, incluso institucionales, que están pretendiendo la implicación directa de los hombres. Es cierto que muchas veces tanto desde la política como desde el posicionamiento individual, el acercamiento del hombre al feminismo es desde la atalaya de su privilegio. Ha habido una relación de suficiencia y ha tenido que pasar mucho tiempo para que haya hombres que sean capaces de enunciar las teorías de la igualdad en primera persona como un bien social común, que es lo que son.
Yo no estoy defendiendo una cuestión identitaria, sino una cuestión de justicia social. Ha costado mucho tiempo, por ejemplo, que desde las ciencias sociales haya aproximaciones al principio de igualdad desde esta consideración. Está empezando a pasar, bienvenido sea, pero son, de momento, minoría.

La respuesta en ocasiones del colectivo masculino suele ser que el feminismo les aparta.
Cuando me fui a vivir por primera vez con mi marido, efectivamente, hicimos un esfuerzo por tener un reparto equilibrado en las tareas. Los dos queríamos tener una pareja colaboradora. Claro, el problema con el que te encuentras muchas veces cuando quieres compartir tareas de igualdad con un hombre, en este caso que tienen que ver con el cuidado, lo doméstico, es que él te dice: “Tienes que tener paciencia conmigo porque me tienes que enseñar”. Y claro, ya me ha caído la doble tarea.
Cuando escucho que hay hombres que le reprochan al feminismo que no se ha dado entrada ideológica a los hombres, muchas veces me pregunto, cuál es el gesto que esos hombres estaban esperando. Si esperan que quienes hemos hecho el esfuerzo de la revisión individual de luchar contra nuestros propios posicionamientos ideológicos, de habernos replanteado, de haber aprendido, de haber hecho propuestas… si lo que esperan es que le digamos lo que tiene que hacer, es una invitación que no voy a hacer.
Y desde el punto de vista del feminismo político, tampoco les necesito, quiero decir, el enunciado ideológico que se hace desde el feminismo tiene que ver con cuál es mi posicionamiento ideológico en el mundo. Eso sí, bienvenidos sean los hombres que estén dispuestos a hacer análisis que sean incluyentes con hombres y mujeres, y que hagan propuestas a favor de la igualdad.

Pero, ¿los hombres son necesarios para el cambio hacia la igualdad?
Claro, eso es otra cosa. Para que se produzca un cambio social a favor de la igualdad necesitamos que los cambios en los comportamientos de los hombres y mujeres sean duraderos. Necesitamos cambios individuales, cambios en la sensibilización y cambios en la educación. Y esos cambios están abiertos a todo el mundo.
Quien quiera pensar que las relaciones afectivas entres hombres y mujeres se tienen que construir desde la igualdad, tiene abierto todo el campo del cambio.
Pero los cambios en primera persona, se hacen en primera persona. No hay procesos de expulsión del feminismo. Yo no los identifico. No creo que haya interés de expulsar a los hombres de las reivindicaciones feministas.



Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Otras noticias

La mujer madre

    Por: Virginia G. Prados
En mi caso hacerme madre me convirtió en ser menos madre y más mujer sin hijos. Raro, ¿no? Me sentí culpable a ratos por sentirlo de una manera tan natural. Llegar a comprender que tengo necesidad de completarme con otras mil facetas, fue recuperar mi yo adolescente
Sheeba Baddi (1976), casada y madre de un niño y una niña, es una de las voces que recorren España para explicar la labor que la Fundación Vicente Ferrer lleva a cabo en su país
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar