twitter facebook google+
Sheeba Baddi (1976), casada y madre de un niño y una niña, es una de las voces que recorren España para explicar la labor que la Fundación Vicente Ferrer lleva a cabo en su país
12 de mayo de 2016
IMG_1023

Sheeba Baddi durante un momento de la entrevista. :: Manuel Bejarano

Su manera de pensar está construida sobre unos cimientos radicalmente distintos a todo lo que tiene que ver con Occidente. El salto cultural es un abismo. Eso explica que, por ejemplo, a pesar de su lucha por mejorar las condiciones de las mujeres en la India, justifique costumbres familiares que, cuanto menos, inquietan. Sheeba Baddi (1976), casada y madre de un niño y una niña, es una de las voces que recorren España para explicar la labor que la Fundación Vicente Ferrer lleva a cabo en su país, concretamente en la región de Anantapur.

Sheeba (su nombre hace referencia a un importante dios hindú) es licenciada en Historia, habla cinco idiomas y vive en primera persona la transformación de la realidad social por la que pelean mujeres como ella.

La Fundación Vicente Ferrer ha sido su casa.
Mi madre se quedó viuda cuando yo tenía sólo tres años. Para las mujeres viudas todo es más difícil y la Fundación le ofreció un empleo. Ella trabajó durante 30 años en la organización, yo he crecido allí, nunca salí fuera. Mi madre aprendió la importancia de la educación y siempre nos lo repetía. Gracias a esa educación yo fui la última de mis amigas en casarme. Sobre todo en las zonas rurales, la boda es muy importante.

¿A qué edad se casan las mujeres en la India?
Cuando yo era pequeña, todas mis amigas se casaron muy jóvenes, a los 16, 17, 18. Yo lo hice a los 22 (ahora tiene 39), después de realizar mis estudios. Antes en los pueblos había muy pocas chicas que estudiaban, ahora sí que veo que muchas chicas estudian y consiguen trabajos. Ese el cambio más importante. Además, los padres ahora también prefieren que las niñas estudien, antes no querían.

Siempre decide el padre.
Sí. Además en la India, aunque tengas estudios y un buen trabajo, las mujeres siempre se casan con quien eligen los padres, eso es parte de la cultura. Pero las bodas van bien. Vosotros estáis en otro continente y no lo entendéis, pero para nosotros es lo normal. Los padres son los que conciertan las bodas. Hay anuncios en el periódico con la edad, los estudios, la altura, la economía…, una página para chicos y otra para chicas, para que los padres elijan. De vez en cuando organizan presentaciones de las chicas y los chicos de una comunidad.

IMG_1039

¿Y qué ocurre si hay problemas en el matrimonio?
Si hay problemas, las familias se juntan y se soluciona.

¿Y si una mujer se rebela ante la decisión de su padre?
Ahora sí vemos que, no son muchas, pero algunas sí se casan por amor y les va bien.

¿Cuál es la mejor opción?
El matrimonio concertado. Nosotras pensamos que los padres siempre quieren lo mejor para ti. Los padres elijen al marido de sus hijas porque quieren lo mejor para ellas. Han vivido más años y saben más que tú, para nosotros una boda es la unión de dos familias. A mí no me parece raro, y estoy cómoda así.

¿Nunca se ha enamorado?
Nosotras ya sabemos desde la infancia que los padres van a elegir… Para nosotros es cómodo. Pocos se casan en la India por amor.

Usted tiene una hija, ¿quiere que ella tenga un matrimonio concertado?
Sólo tiene 16 años y quiero que estudie hasta los 24 o los 25. Todavía no he pensado en el matrimonio para ella.

¿Cómo es la vida después del matrimonio?
Vemos cambios. Ahora los maridos sí dejan que la mujer siga trabajando porque entienden que la economía mejora. Sobre todo en las ciudades grandes ahora los chicos prefieren que sus mujeres trabajen. De todas formas India es un país muy grande y hay mucha diferencia entre la ciudad y las zonas rurales. Somos 1.200 millones de habitantes y el 60% de la población están en las zonas rurales.

IMG_1038-Editar

¿Cuál es el avance más importante que se ha conseguido con respecto a la mujer?
Antes cuando formábamos los grupos de trabajo, los hombres no querían que hablásemos con sus mujeres, nos decían que habláramos con ellos porque ellas son ignorantes, que no saben nada. Ahora son ellos quienes las animan a ir a las reuniones. Las mujeres están cogiendo microcréditos, están sacando negocios y hay muchas que sacan más ingresos que los hombres. Muchas están recibiendo formaciones para aprender distintos oficios porque donde estamos nosotros es una zona muy seca, la segunda más desértica de la India, y las familias emigran porque no hay trabajo. Por eso les enseñamos oficios, para que no tengan que irse.

¿Qué ocurre cuando hay casos de violencia machista hacia la mujer dentro del matrimonio?
Si un marido maltrata a su mujer, todo el grupo va a hablar con él para que pare. Y hay un comité de dos mujeres y un hombre que se encarga de intervenir cuando ocurre este problema.

¿No es delito? ¿No se denuncia?
Sí es delito, pero si algo pasa dentro de la familia, se queda dentro de la familia, no quieren que lo sepan otras personas, prefieren resolver los problemas desde dentro.

¿Se trabaja al mismo nivel la educación de los hombres?
Siempre. Vicente Ferrer siempre lo decía: es muy importante concienciar a los hombres de que tienen que respetar a las mujeres. Explicamos a través de talleres a los chicos jóvenes del pueblo cómo tienen que respetar a su hermana, su madre…

IMG_1099

¿Qué otros avances ha habido con respecto a la mujer?
Antes les daba miedo salir solas de casa. Si venía alguna persona de fuera del pueblo, del Gobierno o de la Fundación, siempre se quedaban dentro. Ahora salen, hablan, luchan por los problemas y comparten su experiencia con los pueblos nuevos en los que empezamos a trabajar. Otra cosa que ha cambiado es que ahora son ellas las propietarias de las viviendas. Ellas tienen que buscar el terreno, van juntas a la oficina del Gobierno y consiguen arreglar el trámite. Después nosotros construimos la casa, que queda a nombre de ellas.

¿Cuál es la principal lucha ahora?
Queda mucho por avanzar en el caso de las mujeres viudas o que han sido abandonadas, necesitan mucho apoyo. Si no tienen un marido es más difícil todo para ellas en la sociedad. Sobre todo en las zonas rurales, donde la vida es muy dura. Y también en el tema de la violencia hacia la mujer.

¿India es un país pobre?
No, no lo es. Lo que pasa es que hay mucha diferencia entre ricos y pobres.

¿Qué es lo mejor que tiene?
La gente. Porque sonríe, y es trabajadora. Aunque me gusta mucho la vida social en España, que las mujeres salgan con sus amigas. En la India nosotras sólo salimos con la familia.

IMG_1087


Dejar un comentario:


Otras noticias

La mujer madre

    Por: Virginia G. Prados
En mi caso hacerme madre me convirtió en ser menos madre y más mujer sin hijos. Raro, ¿no? Me sentí culpable a ratos por sentirlo de una manera tan natural. Llegar a comprender que tengo necesidad de completarme con otras mil facetas, fue recuperar mi yo adolescente
"Cuando escucho que hay hombres que le reprochan al feminismo que no se les ha dado entrada ideológica, me pregunto cuál es el gesto que estaban esperando"
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar