twitter facebook google+
Beatriz Oliver Ramírez es la coordinadora de socios de Fiare, la evolución de la Banca Ética en España que, desde el pasado mes de octubre, ya tiene su primera oficina abierta al público
11 de diciembre de 2014

La filosofía es: “Hay que darse cuenta de las posibilidades que tiene nuestro dinero de generar justicia, de disminuir el nivel de desigualdad. Nuestras pequeñas decisiones pueden cambiar la sociedad y creemos que esta es transformable”. Bajo este principio nació el pasado mes de octubre, después de más de una década de trabajo, un nuevo banco en España: Fiare, la evolución de la conocida Banca Ética. Su primera y única oficina, de momento, está en Bilbao, pero forma parte de una cooperativa europea de 45.000 participantes que quiere seguir creciendo y cuya sede principal se encuentra en Italia: la ‘Popolare Banca Etica’. Beatriz Oliver Ramírez es la coordinadora de socios en España de Fiare (Fomento de Iniciativas para la Articulación de la Responsabilidad Económica), y ejerce su función de manera voluntaria: “Hay que comprometerse con lo que uno cree”.

Bea3

Beatriz Oliver.

¿Qué es Fiare Banca Ética?
Es una estructura cooperativa donde los socios y entidades que forman parte de ella intervienen en las decisiones del banco, deciden hacia dónde tiene que ir. Fiare se enmarca en una red de economía alternativa y solidaria, y funciona como respuesta financiera a esa otra manera de hacer economía. Pero lo que se busca, sobre todo, es que seamos responsables de lo que se hace con nuestro dinero a través del ahorro y el crédito. Y se busca que seamos consumidores responsables de productos financieros.
Nosotros comenzamos en España con unas 70 entidades que trabajaban aspectos de cooperación. Allá por 2003 nos preguntamos si era posible que nuestros ahorros estuvieran en la misma dirección que la acción de cada una de estas entidades: lucha contra la pobreza, inserción de personas, respeto medioambiental, agricultura ecológica… Nos juntamos y vimos qué había en Europa de esta realidad. Y encontramos la ‘Popolare Banca Etica’, cuyos perfiles de construcción y su manera de entender el crédito eran similares a la que nosotros buscábamos. Comenzamos a trabajar como agentes de ese banco (funcionando como ‘Banca Ética’) vendiendo productos italianos y ahora, desde octubre, ya somos banco en España, con ficha bancaria italiana pero con licencia para trabajar aquí.

Habla de economía alternativa y solidaria, ¿qué implica exactamente ese concepto?
Caer en la cuenta de que nuestras decisiones económicas son un lugar político, un lugar donde ejercer nuestra ciudadanía, un lugar de participación. Y desde la sociedad civil hay iniciativas que buscan recuperar valores que el sistema convencional y capitalista se ha dejado en el camino: la confianza, la transparencia, la cercanía al territorio… Esta economía se enmarca dentro de la cooperación y la participación para construir respuestas, apuesta por la colaboración más que por la competencia.

Aquí no se da dinero para hipotecas ni se invierte en bolsa”

¿Qué productos financieros ofrece Fiare?
Como cualquier otro banco, los clientes pueden domiciliar sus nóminas, los recibos, hacer transferencias… En ese sentido funcionamos igual que un banco. Los clientes tienen su tarjeta de crédito que pueden usar en cualquier cajero de ServiRed (sin comisiones) e, igualmente, funciona la banca por Internet (http://www.fiarebancaetica.coop/). Lo que nos diferencia del resto es que sólo damos créditos a proyectos que trabajan en cuatro sectores: cooperación al desarrollo, inserción de personas excluidas o en riesgo de exclusión, respeto medioambiental y transformación de valores culturales. Aquí no se da dinero para hipotecas ni se invierte en bolsa. Hemos elegido estos cuatro sectores porque reivindicamos el valor que tienen las finanzas para la construcción social desde una óptica transformadora.

¿Quién decide si los proyectos para los que se piden los créditos cumplen los requisitos?
Los socios en España se agrupan por zonas, y en cada una de ellas hay una asamblea que cuenta con una comisión de evaluación ético-social elegida por los mismos socios. Esta comisión está formada por personas que, por su formación o experiencia de trabajo profesional o voluntariado, conocen la realidad social de su zona, de manera que ellos deciden si los créditos que se piden para su área sirven para regenerar, curar o transformar la realidad y se ajustan a los pilares fundamentales de Fiare. Si la comisión dice que sí, automáticamente se mira la viabilidad económica del crédito. Pero si dice que no, el proceso se para.

No se miran cuántas propiedades tienes para dar un crédito”

¿Qué avales se piden para saber si hay viabilidad económica para conceder ese crédito?
Aquí no se miran cuántas propiedades tienes para dar un crédito. Lógicamente, todo crédito estrictamente bancario necesita unas garantías, otra cosa es cómo buscarlas. El tipo de entidades que participa en Fiare son asociaciones y fundaciones que saben cómo encontrar avales para tener suficiente respaldo. Por ejemplo, en una asamblea de socios de cualquier fundación se puede dividir la cantidad entre pequeñas aportaciones. Hay que tener en cuenta que la idea es que todo se construya en red, porque eso implica nuevas posibles respuestas. Eso sí, debe existir la seguridad de que el crédito se puede devolver, porque si no, no se concede. Si no es viable, no se da. Y debe pasar las dos evaluaciones: la ético-social y la financiera.

¿Existe algún límite de cantidad en los créditos que concede Fiare?
No. Se dan tanto microcréditos como grandes créditos. Hemos dado hasta de tres millones de euros a una entidad que se llama ‘Convivir’, un proyecto para personas que se jubilan y que quieren compartir la vida con otros, pero no tiene nada que ver con una residencia de la tercera edad. El primer crédito que dimos fue para un campo de refugiados en El Congo. A otra entidad que trabaja en Extremadura le concedimos otro para adaptar vehículos a personas discapacitadas. También hemos dado a empresas que trabajan la inserción. En total hemos financiado unos 200 proyectos desde que empezamos como agentes de la banca ética italiana.

¿Cuántos socios tiene Fiare Banca Ética?
En España somos 5.500 ahora, pero confiamos que desde la apertura de la oficina en octubre las cifras vayan creciendo. La idea es que los socios (quienes aportan el capital) sean clientes y viceversa. Buscamos sobre todo socios, la participación de la ciudadanía y que vaya creciendo el capital para poder asumir más proyectos, aunque de momento nunca hemos tenido que rechazar un crédito por falta de dinero. Para ser socio lo mínimo que hay que aportar son 300 euros, a partir de ahí ya se entra en la toma decisiones. En este sentido es importante destacar que cada socio es un voto. A una asamblea de socios del Santander se puede acudir en función del capital que tengas; en Fiare por el simple hecho de ser socio con el mínimo 300 euros tienes la misma voz y el mismo voto que una persona o una entidad que aporte 100.000.

¿Se plantea la posibilidad de, en un futuro, conceder hipotecas?
En Italia ya se hace. En principio no se daba crédito hipotecario para las viviendas, pero ahora sí se hace aunque sólo para primera vivienda, para los socios antiguos y no a cualquiera vivienda, hay varios factores. En España, el tema de conceder o no hipotecas será una decisión futura que se tome dentro de la asamblea.

Se tiene la misma voz con una capital de 300 que de 100.000 euros: un socio, un voto”

¿Se premia el ahorro?
A los ahorradores responsables se les garantiza un tipo de interés un poco más bajo de lo normal, en torno al 0,50% y el 0,80%, siempre ajustado a la realidad, porque nosotros hacemos economía real porque nadie busca maximización de beneficios. En cuanto a los tipos de interés en los créditos, son alrededor de medo punto más bajo que en la banca tradicional, pero todo depende de cada caso en concreto.

Fiare pretende marcar una gran diferencia con los bancos convencionales. ¿Cuál cree que es el problema más alarmante de éstos últimos?
El gran problema en general a nivel de legislación y de Estado es que ha habido una desregularización para que todo sea a favor de las grandes corporaciones y no se ha buscado en ningún momento el bien social ni el bien común. Es una victoria cultural del capitalismo neoliberal que nos sitúa a los ciudadanos como inocentes individuos aislados que no podemos hacer nada frente a los grandes. Son solamente los gobiernos y las multinacionales los que pueden hacer algo. Fiare lo que intenta decir es que los ciudadanos agregados y unidos, relacionados en red, somos capaces de generar alternativas que rompan ese sistema.

fiareok

Beatriz Oliver, segunda por la izquierda, es la portavoz de los socios de Fiare en España.

¿Qué hay que cambiar del actual sistema bancario?
Un tema fundamental es la ética. Ético es dar crédito y no darlo, las dos cosas. A proyectos que no tienen viabilidad es ético decir que no. Ese es uno de los problemas importantes de la banca y la sociedad. También es importante implicarnos, es decir, no solamente dejarle nuestro dinero a los bancos sin preguntar qué se hace con él, a quién perjudica y a quién beneficia. Hay que tener en cuenta que la financiación modela las sociedades.

¿Qué debería conocer la gente de los bancos tradicionales?
Los bancos financian empresas que trabajan en armamento, empresas que tienen paraísos fiscales y que no pagan impuestos en el lugar en que están, financian entidades que trabajan en explotación de niños, en países donde los salarios no garantizan la dignidad de las personas, financian explotaciones mineras en países que deforestan la Amazonia y hacen que grupos humanos se tengan que desplazar porque una empresa va a hacer una explotación petrolífera… Hay que caer en la cuenta de que eso se está haciendo con nuestro dinero. Nosotros no financiamos jubilaciones millonarias cuando el banco tiene pérdidas ni compramos y vendemos dinero sin generar ningún tipo de beneficio social. Por ejemplo, compro dinero hoy a las 6.50 horas y lo vendo a las 7.10 y ya he ganado dinero y no he generado ningún bien… Hay que tener en cuenta que el 99% de los movimientos económicos es de dinero, sólo un 1% es de productos propiamente dicho, el resto es sólo compra y venta de dinero, de manera que solamente ese 1% es el que paga impuestos.

Compro dinero hoy a las 6.50 horas y lo vendo a las 7.10 y ya he ganado y no he generado ningún bien”

Os describís como una grieta en el capitalismo
Crear un banco es habernos metido en la boca del mismo sistema, en el centro del sistema financiero para trabajar de otra manera y mostrando que se pueden hacer las cosas de otra manera y que eso es sostenible. Fiare no busca la máxima rentabilidad pero sí la sostenibilidad. Hacer banca es posible desde otras claves que no sea la acumulación sino el bien común.

¿Qué morosidad tienen los clientes?
En torno al 2% mientras que en la banca convencional está en torno al 13%

¿Qué debe hacer una persona que esté interesada en formar parte de Fiare?
Entrar en la web: www.fiarebancaetica.coop. Ahí puede hacerse cliente o socio y ahí puede preguntar en su zona qué grupo hay, para que ellos le informen y le puedan decir cómo implicarse y participar.



Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-content/plugins/microkids-related-posts/microkids-related-posts.php on line 858

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Otras noticias
Fiare Banca Ética dispone de una capacidad de 775 millones para financiar créditos
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar