twitter facebook google+
Es uno de los pocos políticos con discapacidad de España y del Parlamento Europeo. Pablo Echenique, de 35 años y doble nacionalidad (nació en Argentina), es licenciado en Ciencias Físicas, científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y, desde el 1 de julio, eurodiputado de Podemos
11 de agosto de 2014
pablo echenique

Pablo Echenique en uno de sus mítines

Es uno de los pocos políticos con discapacidad de España y del Parlamento Europeo. Pablo Echenique, de 35 años y doble nacionalidad (nació en Argentina), es licenciado en Ciencias Físicas, científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y, desde el 1 de julio, eurodiputado de Podemos en una Cámara en la que “gobierna la misma gente o peor que la que gobierna en España”. Explica que su partido ha venido a echar del poder a unos políticos que, en su mayor parte, son “deshonestos, corruptos y también bastante ineptos” y a demostrar que “la gente normal puede llegar a Bruselas y hacer política”, que “no hace falta vivir en un hotel cinco estrellas y volar en business para ser eurodiputado”. Aún no sabe a quién donará los 4.000 euros mensuales del sueldo, una decisión que considera muy importante, y sostiene que  el éxito de Podemos es aún “muy relativo”. La anunciada asamblea de otoño, dice, será determinante para que el partido crezca, se defina e, incluso, decida si Pablo Iglesias seguirá liderando este joven e inesperado proyecto. “Hay una cierta prisa para hablar de frentes comunes que nosotros no tenemos”.

¿Cómo surgió Podemos?
El proyecto surgió de un grupo de profesores y académicos de Madrid relacionados con Pablo Iglesias, un grupo que venía pensando en la situación de este país y en posibles maneras de cambiarla. El 17 de enero, en un teatro de Madrid, lo anuncian y a partir de ahí la gente se suma al proyecto.

Y entonces, deciden concurrir a las elecciones de Europa, ¿por qué a Europa?
Las elecciones europeas tenían una serie de particularidades. En primer lugar, el hecho de que la circunscripción sea estatal, no sea provincial como las autonómicas o las generales, hace que esta ley electoral, que es tan injusta con los partidos pequeños, afecte menos en la relación entre votos y escaños conseguidos, ya que es la más proporcional. Para empezar como Podemos, que veníamos de la no existencia, digamos, aumentaba las probabilidades de conseguir algo.
Por otro lado, para unas municipales hace falta una gran implantación territorial y cuando un partido nace, como Podemos, eso no existe.
Esto sumado al simbolismo de que las órdenes que vienen de Europa son un punto fundamental para provocar el desastre económico que vivimos actualmente en España, convierte la concurrencia a estas elecciones en una decisión estratégica muy interesante, como se ha demostrado.

Y ahora que están en el Parlamento Europeo, ¿qué pueden conseguir para ayudar al ciudadano español?
En Podemos somos muy realistas, sabemos que las mayorías en el Parlamento Europeo son las que son. En cualquier planteamiento vamos a perder la votación. Por poner dos ejemplos, si proponemos la eliminación los paraísos fiscales o la democratización del Banco Central Europeo, obviamente el rodillo que en este momento constituyen el grupo popular y el grupo socialdemócrata, que operan en consonancia como hacen en España también, echaría la votación para atrás.
Ahora, los eurodiputados de Podemos somos en Europa los altavoces de las injusticias que ocurren en España. También vamos a demostrar mediante hechos que todo lo dicho en campaña es verdad, quiero decir, que gente normal puede llegar a Bruselas, hacer política y participar siendo honesta, trasparente y cobrando un sueldo normal y viviendo una vida normal. No hace falta vivir en un hotel cinco estrellas y volar en business para ser eurodiputado. El objetivo claro es provocar un cambio en España, donde más posibilidad vamos a tener de incidir de forma real para cambiar la vida de la gente.

La gente percibe que puede confiar en nosotros”

Podemos sorprendió a una gran mayoría que no se esperaba el resultado ¿a usted también? Era el quinto en la lista, ¿pensaba que conseguiría un asiento en el Parlamento como finalmente ocurrió?
Me lo han preguntado mucho. Saberlo, no lo sabía, pero algo nos olfateábamos; el acto de fin de campaña en Madrid, en la plaza del Museo Reina Sofía, congregó a unas 4.000 personas, creo. Llevábamos más gente a los actos que el PP y que el PSOE.
Lo que sí sabíamos es que si la campaña hubiera durado algo más, habríamos sacado mejor resultado. Veíamos la ilusión y la capacidad de convocatoria, que era realmente espectacular. Veíamos que algo grande podía pasar.

De ciudadano normal, como se define, a eurodiputado, ¿qué primera impresión le ha dado el Parlamento Europeo? ¿Cómo ha vivido este primer mes de trabajo?
Ha sido complicado porque, a la vez que hacíamos el trabajo parlamentario, hemos tenido que buscar casa, ir al supermercado, hacer el papeleo… Como dices, funcionamos como personas normales y eso tiene una gran cantidad de ventajas. Nosotros no tenemos ninguna deuda con grandes grupos bancarios, ni con el pasado, ni con grandes multinacionales o empresas energéticas o constructoras; pero también tiene desventajas porque tenemos que buscar nosotros mismos billetes, casas, gestiones.
Ha sido una vorágine, pero en el Parlamento hemos sido capaces de ser eficientes, hemos conseguido cosas que otros con más experiencia y tiempo no han conseguido, como que Pablo Iglesias fuera el candidato a la presidencia de nuestro grupo o que todas las delegaciones españolas, menos el PP y UPyD, firmaran una carta exigiendo a Rajoy que paralice los desahucios inmediatamente en virtud de la compatibilidad de la legislación española con la normativa europea.
Hemos demostrado que tenemos una capacidad de maniobra muy alta porque podemos hacer lo que consideramos justo y útil sin tener que consultar a una ejecutiva o pedirle permiso a un banquero. Y estoy seguro de que en el futuro, aunque esté difícil, marcaremos algún gol más.

¿Como por ejemplo?
La verdad es que no están planeadas cosas concretas, pero tenemos una capacidad de reacción muy rápida a los acontecimientos que se suceden en España. Hemos demostrado que podemos tomar la delantera, y lo seguiremos haciendo, para ser altavoz de los conflictos españoles, para sacar el máximo de la UE, que es ahora muy hostil. Todo lo que podamos sacar ahora allí es prácticamente magia porque, a día de hoy, gobierna la misma gente, o peor, que la gente que gobierna en España. No podemos olvidar que Jean-Claude Juncker fue presidente de Luxemburgo, un paraíso fiscal en pleno corazón de la UE. Obviamente, él no defiende a la gente que busca comida en los contenedores o a la gente desahuciada de su casa, sino a los dueños de los bancos y a la gente que tiene las cuentas en Suiza.
Aunque no hay nada concreto, visto cómo hemos sido capaces de reaccionar en estos meses, estoy seguro de que haremos cosas grandes a partir de septiembre.

Y partir de septiembre, ¿habrá un cambio en la política de recortes o seguiremos hablando de nuevos ajustes?
Posiblemente hemos tocado un suelo en este expolio masivo que ellos llaman crisis, han conseguido ya abaratar de una manera salvaje los costes laborales en el sur de Europa. Ahora que un obrero español cuesta en las grandes empresas algo parecido a lo que podría costar en el norte de África o en el este de Europa, ya se están frenando los caballos un poco; puede que sí, que se frene la política de recortes. Lo peor, desde luego, ha pasado. Esto no significa aumentar el presupuesto ni el gasto público en los estados miembros, pero sí que puede significar dejar de reducirlos.
En cualquier caso, hay que pensar que estamos en el fondo de un pozo muy profundo y que la gente que está arriba, mirándonos, nos diga que ya podemos dejar de cavar hacia abajo y que, quizás, nos mantengamos a la misma profundidad a la que estamos, no es ningún soplo de aire fresco, ni un alivio. Es una constatación de que es muy difícil seguir avanzando por la misma senda sin que se destruya por completo la UE.

Y esa iniciativa contra los desahucios, ¿servirá de algo?
Parece que el Gobierno ha dado un pequeño paso para alinear la ley de enjuiciamiento civil con la legislación europea, pero obviamente es un paso cosmético. Estamos ante una situación que cualquier persona con dos dedos de frente se da cuenta de que es injusta y vergonzosa, estamos hablando de echar a una familia a la calle y destrozarle la vida con una deuda perpetua, para que un banco que ya está ganando dinero, que ya tiene beneficios de miles de euros, tenga más beneficios. Es algo absolutamente descabellado que deberíamos impedir por ley, sencillamente.
Si la pequeña modificación de la ley que ha anunciado el Gobierno, a raíz de esta decisión mediática que hemos propiciado en Europa, sirve para aliviar un poco la carga a las familias, bienvenida sea; pero el Gobierno tiene una historia y un pasado de poner los intereses de la banca por delante de los de la gente demasiado largo. No creemos que nada sustancial vaya a cambiar hasta que les echemos del gobierno.

En el panorama nacional no es habitual la presencia de políticos con discapacidad, ¿ocurre lo mismo en Europa?
Sí, es igual. En el Parlamento Europeo habrá dos o tres personas con discapacidad. En este sistema competitivo económico en el que vivimos, tener una discapacidad y no tener un Estado que te apoye, supone una discriminación económica espectacular. Hay muy pocas personas con discapacidad que tengan la suerte de contar con una familia que haya podido hacer el esfuerzo impresionante que supone salir adelante en estos casos y, por tanto, la gente que tiene una discapacidad parte con una desventaja en lo que supone su participación como un miembro más de la sociedad.
En España, la gente dependiente está muy desprotegida por el Gobierno y el agravio comparativo es mucho mayor que la media europea.

Nos pone al nivel de China en cuanto a libertades civiles”

Este gobierno ha impulsado varias leyes que implicarán cambios importantes desde la ley educativa a la reforma laboral, ¿serán cambios permanentes?
Permanentes no, pero muy fuertes sí. Se ha hecho muchísimo daño, se ha hecho retroceder a España décadas, en lo económico y en el tema de libertades civiles, pero también creo que la gente se ha despertado. Nos llevará bastante recuperar lo que esta gente nos ha robado y ha regalado a sus amigotes, pero lo recuperaremos.
No cabe ninguna duda de que cuando tengamos un Gobierno que apoye y defienda a la gente, todas las personas de este país nos pondremos manos a la obra a reconstruir todo lo que ellos han destruido. No será en unos cuantos meses porque la herida es profunda, pero tenemos la capacidad de recuperarnos.

Una de las leyes más criticadas en los últimos meses es la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, la que algunos han bautizado como Ley Mordaza, ¿qué supone esta legislación con respecto a otros países europeos?
Muchísimos analistas internacionales dicen que nos pone al nivel de China en cuanto a libertades civiles. El Gobierno del Partido Popular hace mucho tiempo que se ha quitado la careta y ha desvelado cuál es su plan, un modelo en el que una élite económica formada por un número pequeño de personas hace lo que le da la gana, utiliza a la mayor parte de la población como trabajadores en estado de semi esclavitud, privatiza todos los servicios públicos, y cuando alguien protesta o hace oposición política ante este robo masivo utiliza maneras represivas propias de países como China. Suponemos que la aprobará, como todo lo que ha hecho en los últimos años, usando su mayoría absoluta, y no pasa nada. Habrá que esperar a que les echemos del Gobierno para derogarla inmediatamente.

Hablando de polémicas resulta casi inevitable hablar del ébola, ¿qué opina de todo el revuelo que se ha montado?
Es un tema muy mediático, con muchos ángulos, pero la atención mediática es absolutamente desproporcionada, basada en la virulencia y la alta tasa de mortalidad que tiene el virus, con esas imágenes de ciencia ficción que hemos visto del traslado del sacerdote al hospital Carlos III. Más allá, es anecdótico, hay que recordar que en África mueren al año 600.000 personas de malaria pero como no se puede contagiar a una persona de Madrid, no le hacemos caso. Se captura la imaginación de la población a través de un miedo irracional al contagio. África está sufriendo permanentemente hambre y enfermedades más virulentas.
Por otra parte, no hay que olvidar que estas enfermedades todavía existen, en gran parte, por la dejadez de las economías ricas, cuando se trata de curar enfermedades que matan a personas en África la financiación es muy pequeña. Si desde Europa o EEUU hubiéramos destinado al ébola una cantidad de dinero equivalente a la que destinamos a curar enfermedades que afectan a los europeos, no estaríamos hablando de este tema porque no habría brotes.

Sobre Europa

Algunos eventos actuales como la tragedia de Palestina están poniendo en entredicho la fuerza de Europa, ¿cuál cree que es su papel en el mapa mundial?
Europa tiene muchísima fuerza, lo que pasa es que no la quiere usar. Es lo mismo que pasa aquí: el presidente Zapatero nos intentó convencer de que lo único que podía hacer era cambiar la Constitución porque si no los mercados nos iban a llevar al apocalipsis, y eso era mentira, porque un presidente de un país de 45 millones de habitantes tiene gran poder. Sólo tiene que querer ejercerlo y cuando no lo ejerce es porque no le da la gana, no porque no pueda.
La UE es un gigante económico y si quisiera mañana por la mañana revocaría sus acuerdos comerciales con Israel e Israel se vería absolutamente forzado a detener la masacre que está llevando en Palestina. El problema es que la Unión Europea no quiere usar su poder porque está de acuerdo con que Israel haga lo que le dé la gana en la franja de Gaza. Cualquier otra cosa de la que nos intenten convencer es absolutamente falsa. A día de hoy la UE tiene acuerdos comerciales preferenciales en el Estado de Israel y es potestad única de la Unión Europea cancelarlos mañana por la mañana si así lo desease. Es una cuestión de voluntad política y de que la UE, lamentablemente, se maneja por criterios económicos y mercantiles, comerciales, y los derechos humanos le importan bastante menos.

La Unión Europea está de acuerdo con que Israel haga lo que le dé la gana en la franja de Gaza”

¿Y cree que es posible un cambio en esta línea a corto plazo?
Lamentablemente, no tiene pinta de que vaya a cambiar. Israel, como siempre, está tensando la cuerda al máximo, aunque podría pasar que el presidente Obama, que por cierto es Nobel de la Paz, se digne a darle un tirón de orejas a su aliado favorito en Oriente Medio y decirle “oye, deja de matar niños en la franja de Gaza”. Pero, de momento, la dialéctica es vacía y sin acción, de la UE y de EEUU; si ellos no hacen nada, Israel seguirá haciendo lo que le dé la gana hasta que decidan parar, porque lo pidan sus propios ciudadanos o porque hayan asesinado a todos los que tenían que asesinar. Pero no parece que la comunidad internacional esté por la labor de frenar a este Estado que está gobernado por un Gobierno criminal.

Un tema al que recuerdan conceptos como la ocupación, salvando por supuesto las grandes distancias, es el saharaui ¿cuál es la postura de Podemos ante este conflicto?
La postura de Podemos es, como siempre, la legalidad internacional y los derechos humanos. En ese sentido, el conflicto saharaui es clarísimo, el pueblo saharaui tiene derecho a elegir cómo quiere que sea su futuro, mediante un referéndum, si quiere ser independiente del reino de Marruecos o quiere formar parte de ese Estado. De nuevo, con criterios puramente comerciales esta legalidad internacional se viola constantemente, se hace caso omiso de lo que manda, no sólo la UE y EEUU, que también están contribuyendo a esta injusticia, sino el Estado español que por la historia que tiene con el Sáhara Occidental es un participante del conflicto con una responsabilidad especial.
Así que, salvando las distancias, y porque Marruecos no está bombardeando el Sáhara, es algo parecido: un Estado violando la legalidad internacional y el resto del mundo apoyándolo en virtud de acuerdos comerciales, en vez de aplicar los derechos humanos.

¿Llevarán este tema del pueblo saharaui al Parlamento Europeo?
Es muy posible que lo hablemos, sí. Cuando un conflicto de un país no se resuelve a nivel interno, un camino que a veces se intenta, y que puede funcionar aunque no sea habitual, es apelar a una instancia más alta como puede ser la UE y me consta que el pueblo saharaui lleva intentando bastante tiempo encauzar sus demandas a través de la UE. En Podemos encontrarán el apoyo completo.

Ante lo que hace el Estado español a la gente que intenta cruzar la valla yo siento una vergüenza profunda”

Pero, no han hablado de momento.
De momento no nos hemos sentado a hablar porque en este mes hemos podido hacer poquitas cosas, pero esperemos que ahora en septiembre nos sentemos con ellos.

Otro de los grandes temas condicionados a Europa pero muy de actualidad en España por ser frontera con Marruecos es el de la inmigración, ¿cómo se posiciona ante este asunto?
Sabemos que es un asunto complejo, pero para nosotros lo fundamental son los derechos humanos. La Declaración de los Derechos Humanos, aunque se viole permanente en España, ha sido suscrita por el Estado Español y firmada por el entonces rey Juan Carlos. Nosotros entendemos que lo que se está haciendo a los inmigrantes en la frontera de Ceuta y Melilla es una vergüenza. Hay momentos que uno se puede sentir orgulloso de formar parte de este país, muchos, y hay otros en los que uno siente auténtica vergüenza. Viendo lo que hace el Estado español a la gente que intenta cruzar la valla yo siento una vergüenza profunda. Nos están intentado convencer, por parte de esta derecha mediática y política, que hay una estampida de inmigrantes que intentan conquistar Europa y acabar con nuestro Estado del bienestar, y es absolutamente falso. En estos momentos, España no tiene un problema de inmigración, sino de emigración. La gente se está yendo y España pierde 400.000 personas por año. Además, resulta bastante evidente que los que acaban con el Estado del bienestar no son los inmigrantes que vienen buscando trabajo y ganarse la vida, sino que, precisamente, los que acaban con el Estado del bienestar son los que intentan que la población vea a esos inmigrantes como una amenaza.
La inmigración no es un problema, al revés.

Sobre el futuro de Podemos, ¿seguirá Pablo Iglesias liderando el partido?
Eso lo tendrá que decidir la gente, como todo lo que hacemos en Podemos. En la segunda mitad de octubre se hará la Asamblea Ciudadana en la que se hará la organización que se encargará de todo eso, también de configurar las listas y, obviamente, Pablo o cualquier otra persona se podrá presentar para las primarias, es una posibilidad, pero no estamos pensando ahora en eso. Ya veremos qué es lo mejor para el cambio social que necesita el país.

La gente ha perdido la confianza en este sistema de pega, en la alternancia de pega”

Y para ese cambio social, se habla mucho de la necesidad de pactos, ¿los habrá? ¿con IU? 
Sí, son posibles, pero es prematuro. No sólo nosotros estamos construyendo nuestra propia organización, sino que las fuerzas a nuestro alrededor se están reconfigurando. Hablar de un posible frente común en las próximas elecciones, con nueve meses por delante en los que todo puede cambiar mucho… Hay que tranquilizarse, podemos estar hablando de escenarios muy diferentes. Nosotros vemos que hay una cierta prisa en la sociedad, en la prensa, en las otras fuerzas para hablar de posibles frentes comunes, pero es una prisa que nosotros no tenemos. Nuestro esfuerzo está ahora en crear una organización fuerte y horizontal.
A medida que se acerquen las elecciones y los demás también se reorganicen, empezará a tener sentido hablar de estos temas.

¿Y qué me dice del PSOE?
Después de seis o siete lavados de cara que no han cambiado las políticas de fondo de traición a sus bases y a la mayoría de este país, especialmente en lo económico, entiendo que pactar con el PSOE es algo completamente descartado.

¿A qué cree que se deben esas prisas?
El tablero se ha movido mucho. Las encuestas nos otorgan ya una posición nada desdeñable en el panorama político español. Es evidente y normal que haya acercamientos a Podemos. No me parece un error que fuerzas con las que coincidimos en los puntos programáticos fundamentales se planteen hacer ese frente común. Es una opción con bastante sentido.

Han conseguido una afiliación récord en poco ¿dónde cree que reside el éxito de Podemos?
En varios puntos: por un lado, en hablar de la frustración  y de causas que son las de verdad. La gente ha perdido la confianza, quizás no completamente, en este sistema de pega, en la alternancia de pega que han instaurado los poderes fácticos en España en los últimos 40 años, y ya no cree en lo que dicen los representantes de los partidos tradiciones, de los partidos del poder. Está harta de que la engañen.
Pero, ¿por qué la gente ha elegido a Podemos y no a otro? Ese otro motivo es que la gente se da cuenta de que somos gente normal, como ellos, y eso nos ha permitido conseguir algo que era muy difícil después de 40 años de decepciones: recuperar la confianza, algo muy frágil, que cuesta mucho ganar. Creo que la gente percibe que puede confiar en nosotros, ve que cada paso que damos demostramos esa confianza, que está justificada, que de verdad hacemos los que decimos, somos transparentes y defendemos a la población. Todo esto unido a que hemos sabido manejar un discurso moderno, no alejado de la manera de hablar y pensar de la mayoría de la población.
De todas formas, todavía no hemos ganado nada, el éxito que hemos tenido es muy relativo. Esperamos que tras la asamblea de otoño estemos hablando de mucha más gente que las 80.000 personas de ahora.

¿Y la presencia de su líder en televisión, qué papel ha jugado en su éxito?
La televisión sí que ha jugado un papel, pero de ahí a tenerlo como único factor que ha producido lo que hemos visto, es demasiado. Los círculos de Podemos y la movilización de la calle también han tenido mucho que ver. Además, hemos sabido usar las redes sociales e Internet como prácticamente nadie las había usado… Pero sí, claro, la televisión ha jugado un papel potente. Es una muestra más del pragmatismo que hay en este partido. Nuestro objetivo es que la gente de este país deje de sufrir o de pasar frío en invierno o de perder trabajo por millones, y para eso utilizamos todos los medios que estén a nuestra disposición y la televisión es uno más, particularmente poderoso.

Uno de los mensajes gancho de Podemos es ese “hemos llegado para ganar”, ¿está realmente preparado un partido que, como explicaba, aún está conformando su estructura para gobernar un país como España?
Absolutamente, no hay que perder de vista que la mayor parte de los políticos que nos llevan robando 40 años, aparte de deshonestos y corruptos, también son bastante ineptos. Son mediocres. Al presidente del Gobierno cuando le vemos una lectura es un periódico deportivo, ¿verdad? No tenemos que idealizar las capacidades de la clase política que ha gobernado hasta ahora, más bien al contrario. Estamos hablando de gente bastante limitada, con una formación que tampoco es la mejor. En ese sentido, no es nada difícil hacerlo mejor que ellos.
Pero, además, en Podemos está una muestra de la gente de este país, hay profesores universitarios, científicos del CSIC como yo, académicos, pequeños empresarios, abogados, economistas de reconocido prestigio… es una representación de la gente de este país, que está muy formada.

Sorprende que en toda la entrevista no haya utilizado el término casta
(Risas) Sí, a ver, la uso a veces y otras no, según me sale. Pero estoy totalmente de acuerdo con el análisis de que existe una casta política y económica en Europa.

*Apunte sobre el incidente en Zaragoza que puede ver en este vídeo

¿Qué ocurrió exactamente?
El pasado miércoles convocamos una rueda de prensa en una calle peatonal de Zaragoza, junto a un activista conocido de la tierra, Antonio Aramayona, que lleva más de un año denunciando a diario, en la puerta de la casa de la Consejera de Educación del Gobierno de Aragón, los recortes salvajes en la educación pública, por lo que ha sido multado decenas de veces, probablemente para intentar intimidarlo.
Pero, bueno, yo convoqué la rueda de prensa para denunciar tantos los recortes educativos como la escalada de intimidaciones que se está llevando a cabo en varios casos en Zaragoza y en todo el país. Una vez que finalizó, un policía, amablemente, me preguntó si yo era el eurodiputado de Podemos, a lo que contesté que sí, y me pidió mis datos.
Nosotros no habíamos avisado a las autoridades de que convocábamos esta rueda de prensa en la calle y, en este sentido, puede parecer una intervención preceptiva, pero hay puntos que nos hacen dudar.
La ley respecto al derecho de reunión dice que se entiende por reunión la concurrencia concertada de más de 20 personas, y que hay que avisar a las autoridades con el tiempo pertinente. Pero en este caso era imposible de prever eso, algo que ocurre, supongo, muchas veces. Parece que la ley está diciendo que hay que avisar de todas las reuniones que tengas, porque en esta definición podría entrar un despedida de soltero, una quedada con los amigos para una cena de empresa o la llegada en autobús de decenas de turistas para ver la Plaza del Pilar… dudo muchísimo de que todas estas reuniones se avisen a la Delegación del Gobierno con antelación.
Esto nos está diciendo que esta ley se utiliza políticamente para acallar las críticas de los que contestan al Gobierno y a las políticas que está llevando a cabo.
Más allá de la anécdota y el intento de intimidación por parte del Gobierno no creo que tenga mayor alcance.



Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-content/plugins/microkids-related-posts/microkids-related-posts.php on line 858

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Otras noticias
Recuperar la ilusión, apostar por políticos limpios de corrupción y buscar un sistema democrático mejor son algunas de las razones para decantarse por el partido de Pablo Iglesias
Linkterna ha querido indagar qué implica desde el punto de vista de la historia de nuestro país el ‘fenómeno Podemos’. Dos sociólogos con percepciones distintas analizan el papel de este partido
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar