twitter facebook google+
Casi la mitad de los emigrantes españoles que se fueron en el primer semestre de 2014 tenían entre 20 y 39 años
11 de enero de 2015

Ernst Georg Ravenstein, geógrafo y cartógrafo inglés de origen alemán, aseguraba en el siglo XIX que los motivos por los que los seres humanos deciden emigrar se reducen en esencia a dos categorías: de expulsión y de atracción. Ya hace dos siglos, al parecer, estaba claro que la gente abandonaba su país de origen por motivos económicos y personales (afán de aventura y búsqueda de una mejor calidad de vida) y elegía un nuevo destino que de alguna manera diera respuesta a las necesidades insatisfechas hasta entonces.

En el primer trimestre del año pasado el flujo de emigración de españoles aumentó un 15,5% con respecto al semestre anterior. 42.685 españoles se marcharon a otro país, casi la mitad (46%, 19.678) tenían entre 20 y 39 años, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. La misma dinámica se repetía el año anterior, el 43% (32.180) de los que se fueron (73.329) estaban en ese mismo grupo de edad. Nuestros jóvenes se van expulsados o atraídos (según la teoría de Ravenstein) por mejores opciones laborales y personales ofrecidas por países ya no tan lejanos.

sub

La emigración de los jóvenes españoles es cada vez más habitual. :: Gordon Anthony McGowan

En julio del pasado año la tasa de desempleo entre los menores de 25 años en nuestro país nos colocó a la cabeza de Europa, con un deshonroso dato del 53,8% de parados. 842.000 jóvenes sin trabajo hicieron que España se pusiera por delante de Grecia, que desde octubre de 2011 se situaba en el primer puesto en lo que a paro juvenil se refiere. Uno de cada cuatro jóvenes en paro de la zona euro era español.

Con este caldo de cultivo hacen falta pocos sociólogos para explicar el exilio voluntario de gran parte de la juventud española. Las generaciones mejores formadas de los últimos años hacen la maleta frustrados por la incapacidad de nuestro mercado de trabajo a la hora de dar cabida a personas con formación superior, muchos de ellos potenciales talentos.

El Injuve, Instituto de la Juventud, hace una interesante ‘radiografía’ de estos nuevos emigrantes ‘sobradamente preparados’ en su informe ‘La emigración de los jóvenes españoles en el contexto de la crisis. Análisis y datos de un fenómeno difícil de cuantificar’.

A través de una encuesta en redes sociales dirigida a 1.020 jóvenes españoles que opinaban en primera persona acerca de este fenómeno, este trabajo, dirigido y coordinado por Lorenzo Navarrete Moreno del Colegio Nacional de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociología, esboza el perfil de este colectivo formado en su mayoría por chicos y chicas que, según cuentan, esperan a terminar sus estudios superiores para emigrar.

De los resultados se deriva que hasta un 80% de los emigrados son titulados universitarios y un gran número de ellos son licenciados de grado superior y graduados en estudios de posgrado. En lo que respecta a las titulaciones, abundan los especializados en las áreas de humanidades, salud, tecnologías de la producción, construcción, biología y tecnologías de la información.

El informe explica que “el capital humano más especializado y mejor formado se siente atraído en mayor medida por aquellos países que han mejorado su sistema económico y productivo con respecto a los que han quedado estancados o han estado atravesando fases de recesión agudas y prolongadas”.

El país más elegido, Reino Unido

Seguramente sea este impulso el que explica que el país que casi una cuarta parte (4.802) de los emigrados eligieron en el primer trimestre de 2014 fuera el Reino Unido. Según datos del Sistema Nacional de Estadísticas Británico, la cifra de españoles registrados del año 2002 al 2008 rondaba los diez u once mil y a partir de 2009 esa cifra empezó a subir. En el periodo fiscal 2010-2011 se dispararon los datos y hubo un incremento del 85% con respecto al año anterior hasta alcanzar la cifra de 24.370 nuevos registros.

No en vano, el 70,3% de los jóvenes que se marchan lo hacen a algún país europeo, con Inglaterra a la cabeza, seguido de Alemania. Sólo el 21% decide ‘cruzar el charco’ y se va a Brasil o a Chile. El por qué tiene que ver con la globalización económica y la entrada en vigor del Convenio de Schengen.

Si a esto le unimos el crecimiento y la intensificación de las redes de transporte internacionales, su abaratamiento con la aparición de las compañías low cost y el incremento en las frecuencias y extensión, la emigración se hace mucho más asumible porque la comunicación con España y el país de destino es mucho más factible.

Desde la distancia, la opinión que la situación actual de España les merece a estos jóvenes es ‘muy mala’ para el 78% de los encuestados por el Injuve y el mismo grupo opina que se seguirá manteniendo en el futuro. Por ello, y porque su ‘vuelta a casa’ depende, según confirman, de que la cosa mejore, no esperan regresar pronto a su tierra.



Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-content/plugins/microkids-related-posts/microkids-related-posts.php on line 858

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar