twitter facebook google+
Susana Díaz se presenta a sí misma como la víctima generosa a la que nadie hace el caso que debiera. Su estrategia de "quien me ataca a mí ataca a Andalucía" le funcionó en las últimas elecciones; pero ahora es la inestabilidad la que gana

Tierra de identidad inconfundible y acento musical; de aroma distinto, el de la gente del sur, de ese pellizco que une por encima de las enormes diferencias de sus ocho provincias. Y a pesar de tópicos, medios de comunicación y una insistente historia que se empeña en dibujar una peineta sevillana en la definición de andaluz, no, Andalucía no es eso. No es sólo eso. Como, querida Presidenta, Andalucía no eres tú, por mucho que la antigua estrategia de “quien me ataca a mí ataca a Andalucía” le haya funcionado en las últimas elecciones.

Andalucía sufre desde dentro la tiranía de un sistema podrido por las mafias de los partidos y por el desprecio que provoca la única alternativa hasta ahora al PSOE: la clasista política del PP y esa sombra alargada de latifundista a caballo a la que sigue siendo fiel, a pesar de que trata de esconderla.

En la actual encrucijada de poder dividido entre antiguos y nuevos partidos, la que ha de ser máxima responsable de encontrar la estabilidad –porque provocó estas elecciones en su búsqueda y porque es su deber – se presenta a sí misma como la víctima generosa a la que nadie hace el caso que debiera. Esa que repitió sin descanso que no pactaría con unos –porque destrozarían Andalucía-, ni con otros, -porque no pensaban más que en Madrid-, prefiere ahora tender la mano al mejor postor con tal de consolidar su bastón de mando. Eso sí, con sus condiciones sine qua non y a pesar de exponenciales escándalos como el de Aznalcollar. Porque la Presidenta es ella, aunque siga siendo en funciones, aunque haya sido su partido a dedazo quien la puso ahí. Ella es la Presidenta, aunque todo este lío acabe en nuevas elecciones y castigue a una tierra ya herida.

Hoy ha sido la tercera votación a su posible investidura y es ya el tercer ‘no’ absoluto para Susana Díaz. Una unanimidad entre todos los representantes de, esta vez sí, la mayoría de los andaluces que votaron. Porque son más los que no la votaron; porque, aunque no lo preguntes, presidenta, Andalucía no eres tú.

Así el tablero, es la inestabilidad la que gana y todo seguirá paralizado, doliéndonos ante su indolencia, como mínimo hasta el próximo día 24.

14 de mayo de 2015

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Comentarios:
  • Paris comentó el 15 de mayo de 2015 a las 10:53

Mas claro no se puede decir, ojala los Andaluces fueran tan conscientes como tu, de lo que tienen en el “poder”, muy buen articulo Patricia

Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar