twitter facebook google+
Este Gobierno vuelve otra vez a enredar y aprovecharse de un tema tan complejo y vital como el aborto y dicen que hay “consenso social”. Más allá de los radicales religiosos para los que se hace esta ley, ¿qué sociedad es la que está de acuerdo?

Cuando se habla de menores y aborto el miedo colectivo se dirige rápidamente a las hijas. Son nuestras hijas. “¿Que pueden abortar sin que yo lo sepa?”. Y ahí cala el falaz discurso. Bueno, a esa ciudadanía preocupada habría que recordarle que las leyes no se hacen alrededor de su ombligo y que hay situaciones más allá de las que conoce, que requieren atención específica. En segundo lugar, estaría bien decirle que su hija aunque pudiera no querría abortar sin que uno de sus progenitores le acompañara, como han demostrado los datos (el 88% de los abortos de menores son con conocimiento paterno). Y en tercer lugar, estaría bien que esa ciudadanía consternada se hiciera un par de preguntas antes de sentirse amenazada como, por ejemplo: ¿Pego yo a mi hija? ¿Hay violencia en mi familia o malos tratos? Más que nada porque en la ley actual para que una joven pueda abortar sin ese consentimiento paterno es imprescindible que “la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”.

Pero, además, sería recomendable que la ciudadanía leyera las diferencias entre los dos artículos.

Actual. “En el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad. Al menos uno de los representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores de las mujeres comprendidas en esas edades deberá ser informado de la decisión de la mujer. Se prescindirá de esta información cuando la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”.

Artículo del PP. “Para la interrupción voluntaria del embarazo de menores de edad o personas con capacidad modificada judicialmente será preciso, además de su manifestación de voluntad, el consentimiento expreso de sus representantes legales. En este caso, los conflictos que surjan en cuanto a la prestación del consentimiento por parte de los representantes legales se resolverán de conformidad con lo dispuesto en el Código Civil”.

Este Gobierno vuelve otra vez a enredar y aprovecharse de un tema tan complejo y vital como el aborto y dicen que hay “consenso social”.  Más allá de los radicales religiosos para los que se hace esta ley, ¿qué sociedad es la que está de acuerdo? Sin duda, no la que conoce los datos y sabe que las menores que abortaron sin ir acompañadas de sus padres sólo representan el 0,44% del total de las que abortaron y un 12,38 por ciento de su grupo de edad, datos de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo, profesionales a los que también habría que escuchar y que denuncian, además, que con esta normativa se aboca al aborto clandestino a las jóvenes mujeres. O a una larga y penosa sucesión de pasos ante un juez.

Esa misma ciudadanía se mostró fuerte en su rechazo casi sin fisuras ante la llamada reforma de Gallardón y exigió una protección sanitaria y jurídica a todos los niveles para que una mujer aborte cuando realmente lo necesite.  Entonces, ¿por qué ahora parece que callamos?

No son sus hijas ni las mías para las que existe la excepción que el PP pretende hacer norma. Ustedes no notarán la diferencia. Para los únicos que habrá consecuencias es para los números electorales del PP y para esas jóvenes mujeres que viven una situación excepcional de palizas o violencia, de miedo y tormento.

*Si aún quieren más información lean:

La mayoría de edad en relación con la salud está establecida de facto en los 16 años: artículo de Marisa Soleto, Directora de la Fundación de Mujeres.

Texto integro de la Proposición de ley para la reforma del aborto

21 de febrero de 2015

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar