twitter facebook google+
Les separamos de nuestra realidad, rompemos la empatía, les alejamos. No nos interesa pensar que, en realidad, ser inmigrante no es más que un estado transitorio, que detrás hay persona normal y, en más ocasiones excepcional

Hay inmigrantes por doquier, es la época que nos ha tocado vivir. Unos van y otros vienen. Y, señores, hay que poner un poco de orden. Por eso, Europa ha lanzado una operación que tratará de obtener información para luchar contra las mafias que organizan la migración “ilegal”, saber cuáles son las rutas que usan, cómo llegan a la Unión Europa. Y, claro, nada mejor que acudir a la fuente, aunque para ello tengas que saltarte alguna que otra ley.

Así que a por los inmigrantes, esos desconocidos a los que evitamos y a los que tememos. Que yo no discrimino, para nada, pero tengo claro que son diferentes a mí, a nosotros, a los de aquí. Ellos son ellos. Y ahí empieza todo. Les separamos de nuestra realidad, rompemos la empatía, les alejamos. No nos interesa pensar que, en realidad, ser inmigrante no es más que un estado transitorio, que detrás hay persona normal y, en más ocasiones excepcional, (lean sobre la obra de teatro ‘Una parte invisible de este mundo’) que como tú en el futuro o como tu hijo o como tu hermano, ha tenido que dejar su país (por arrojar un dato 80.000 españoles emigraron en sólo en 2013). Es algo similar a ser el nuevo en clase o en el trabajo: después de un periodo de tiempo, deja de serlo y se convierte en uno más. Es de aquí. De donde vive, de donde habita, de donde pace, que dice el refrán.

Pero, aun en el mejor de los casos en el que pasamos a verle como uno más, un igual, incluso así, podemos diferenciarlo. Podemos identificarlo. Y eso es lo que hace la policía en nombre de la seguridad ciudadana, poniendo por excusa hacer cumplir la legalidad, y con el triste trasfondo que sean unos papeles los que les conviertan en personas. Amigo, es en nombre de tu tranquilidad. Y vamos excusando la discriminación, la vulneración de derechos humanos, la práctica sistemática del racismo: por ser gitano, negro, latino o del un país del Este, tienes más posibilidades “de ser delincuente”; y por eso hay que vigilarlos. (Ver más datos en esta noticia ). De esa manera, queda levantado el muro invisible pero impenetrable entre los de aquí y los de fuera, y por ahí siguen pululando tus miedos, la idea de que así garantizan tu seguridad  ante su “supuesta” delincuencia. Y la semilla crece y se convierte en monstruo porque si no combatimos esos argumentos, estamos permitiendo que construyan un mundo en el que sólo está libre el que vive donde nace. El que no se mueve.

Sin embargo, mientras se le da alas a este concepto racista, creamos una Europa de libre circulación, la misma que desde hoy lleva a cabo una macro redada con el objetivo de “recopilar información relevante con el fin de investigar y desarticular grupos de crimen organizado que facilitan la inmigración ilegal”. En resumen, con este objetivo y durante los días del 13 al 26 de octubre, un operativo policial identificará o detendrá a migrantes irregulares para recoger información e intensificará las actividades de control y vigilancia de las fronteras, y se pondrán en riesgo los derechos humanos de miles de personas vulnerables. Las alarmas se han disparado en España por denuncias de colectivos sociales como Cáritas (la nota en este enlace), otros internacionales como la Red Migreurop (aquí la noticia ) o partidos políticos como Equo. Incluso hay campañas en marcha como #VenidAPorMí del partido Por un Mundo Más Justo.

El Consejo de Europa es el impulsor de esta macro redada llamada ‘Mos Maiorum’, que significa, no casualmente, las “costumbres de los antepasados” (aquí el documento del Consejo Europeo, filtrado por Social Watch). En esta Europa que se construye, que aún trata de hacernos partícipes de ella, este tipo de acciones con objetivos tan loables (“desarticular grupos de crimen organizado” o mafias) deberían ser transparentes, claros, sin ninguna duda de legitimidad y sin prácticas discriminatorias algunas. No debería haber ni sombra ni sospecha de posibles vulneraciones de derechos humanos. No debería hacer así.

España, por supuesto, participa en esta operación (lean a Gabriela Sánchez en este artículo de eldiario.es), a pesar de “que esas prácticas de redadas indiscriminadas se supone que fueron prohibidas en España por la Circular 2/2012 de 16 de mayo, de la Dirección General de la Policía”, como decía ayer Javier de Luca en un interesante artículo sobre el tema (pueden leerlo aquí ). Pues sigue ocurriendo y, ahora, a gran escala. Pero, bueno, son ellos; recordemos, son los otros, los inmigrantes. Tampoco es para tanto.

13 de octubre de 2014

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar