twitter facebook google+
Está claro que la mano que vemos aporrear es la del policía, la del antidisturbios en concreto. Pero no es él quien decide. Y no trato yo de eximir al violento, todo lo contrario, pero es cierto que hay detrás una reflexión interesante: la politización de la policía

La culpa es del sistema. Y ahí está el sistema aguantando el chaparrón, culpable de todo para que los demás estemos libres de vergüenzas, pasividad o ignorancias. Aguirre y Rajoy, como grandes de España que son, ya han dejado el listón bien alto aclarando que, al menos para algunos, aquí todo se arregla “pidiendo disculpas”. Como si al otro lado estuviera su compasivo Dios cristiano, no una ciudadanía extenuada por recortes y falta de futuro. Una vez más, paz y después gloria. Es como si hablamos de los Delegados del Gobierno, escojamos, por ejemplo, al de Madrid, la doblemente popular Cristina Cifuentes, y decimos que suya es la culpa o la responsabilidad (que a veces no es lo mismo, pero otras sí), de lo que pasa en muchas manifestaciones; de las cargas excesivas o de la violencia injustificada que, además, con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana tendrán más papeletas de pasar inadvertidas y quedar impunes. Porque está claro que la mano que vemos aporrear es la del policía, la del antidisturbios en concreto. Pero no es él quien decide. Y no trato yo de eximir al violento, todo lo contrario, pero es cierto que hay detrás una reflexión interesante: la politización de la policía. El uso que de los agentes de la autoridad hacen los políticos. Tan importante, tan decisorio y, en ocasiones, tan poco visible.

“Hay miedo a las represalias”, me decía un policía y trataba de explicarme que es difícil rebelarse contra las labores que los altos cargos y la ley les imponen, por el compromiso que adquieren al asumir el cargo y porque las “coacciones” son su día a día.

Obedecer es parte del trabajo. Vamos, que por un lado les exigen poner un número mínimo de multas y, por otro, hay una ley aprobada que les marca el camino para realizar sus labores. Y esos que les mandan, que les dictan, han sido puestos a dedo por un político que puede retirarlo del cargo si no cumple lo que toca, con un simple chasquido de sus falanges. Repetía el joven agente con el que hablé que si no llegas a ese cupo de sanciones establecido, el jefe te echa la bronca; el segundo día que no multes el mínimo, la reprimenda será un poco más intensa y ruda; pero la tercera, ya sabemos que a la tercera va la vencida, esa tercera te puede costar el puesto, la comisaría o la ciudad. Así que de la posibilidad de rebelarse dentro del Cuerpo, ya ni hablamos.

Está claro que cada trabajo tiene lo suyo y me dirán que el uso político de la policía ha sido de siempre. Eso ni lo justifica, ni le quita gravedad. Es alarmante. La figura de la policía es necesaria y esencial, y la sociedad ha de ser consciente de ello, y ser capaz de descubrir cuál es el verdadero problema, más allá de la mano que sujeta la porra. Quizás, va siendo hora de exigir que las leyes que rigen nuestra convivencia sean las que nosotros queremos, pensadas por y para el ciudadano; con las que nadie pueda sobrepasarse y con las que se condene cualquier exceso. Tal vez, ha llegado el momento de exigir que la decisión policial tenga cara del político que la ordenó. Quizás, si lo intentamos, consigamos que, de una vez, la culpa sea de quien realmente es, no del sistema.

29 de octubre de 2014

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar