twitter facebook google+
Este interés unánime por crear una apariencia perversa en torno a la imposición machista de Felipe como la única opción, la estable, y que más allá sólo hay caos, sólo consigue aumentar la desconfianza del pueblo hacia ellos

Se callen todos, hombre, más seguridad que estamos en crisis y menos votar, que hay que dedicarse a trabajar, a levantar el país, y uno no puede perder el tiempo con tantas consultas al pueblo y tanta desestabilización. Qué está en juego la Marca España, hombre, o ¿es que nadie se lo ha dicho aún? ¿Acaso no se entera usted? No hay nada que decir, nada. La Constitución es la única referencia posible y si dice que lo que toca es el reinado de Felipe VI, pues eso es lo que hay. Que hablamos de la estabilidad del país. ¡Vamos! Ni que ese texto lo hubieran escrito los hombres, los mismos españoles; ¿o es que acaso la Constitución Española se ha modificado en alguna otra ocasión? No sé, digamos, hace poco cuando fueron los mercados los que salieron a exigir esa modificación a plazas más elitistas que la de Sol.

Claro que se hizo. Claro que se cambió la Constitución y resulta indigno que hoy alcen el texto como pretexto para silenciar un debate que es más que necesario. En este país, por mucho que el pueblo apunte a la luna, ellos sólo miran el dedo.

Es indigno que tras esta abdicación no se actualicen los términos en clave democrática y ahora, quizás más que nunca. Es indigno que el escenario “normal” sea la falta de debate y la ausencia de un referéndum. Lo demás, son cuentos, cuentos de príncipes de sangre azul y reyes de traje invisible. Este interés unánime por crear una apariencia perversa en torno a la imposición machista de Felipe como la única opción, la estable, y que más allá sólo hay caos, sólo consigue aumentar la desconfianza del pueblo hacia ellos. Suena a miedo. Pero, ¿quiénes son ellos? ¿Quiénes son los que temen el cambio? Más aún, ¿quiénes se asustan del debate? ¿Quiénes desdeñan que este representante se obtenga del ejercicio de expresión soberano del pueblo? Hay quien hablaría, más allá de opciones políticas que lo hayan puesto de moda, de esa “casta” tan recurrente hoy.

Es indigno que no se hable como opción de la República y que, de hacerlo, se intoxique usando palabras unidas al mundo del “que vienen los rojos”, enmarcándola en un contexto guerracivilista. Republicano puede ser cualquier español. Una República es sencillamente otro sistema político, -como el francés, el alemán o el italiano-, más democrático porque elimina ese anacronismo de la diferenciación de personas por la cuna histórica de su apellido o el cariño divino a su linaje.

Es indigno que, a estas alturas, no se enteren.  No se enteran, no. Y lo más indigno de todo, es que no quieren enterarse.

* Para saber más sobre nuestra Monarquía, estamonarquía oscura, vean este vídeo, de unos 50 minutos sobre una investigación de dos periodistas franceses de la Casa Real.

‘El Ocaso de un rey’

5 de junio de 2014

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar