twitter facebook google+
Soy una profesional y hago bien mi trabajo, que es informar, contar, ayudar a reflexionar. Soy una periodista comprometida, que cree que en un periodismo libre, independiente, al servicio del ciudadano, al de la información de calidad

Que se callen aquellos periodistas que mienten, que se callen los que sólo hablan de lo que les mandan. Que se callen ya. Si no hacen su trabajo, si no cuentan al ciudadano lo que pasa allí donde él no puede estar, si confunden en vez de explicar lo que ocurre con el dinero común, con el futuro, con el país, entonces, mejor que se callen. Conozco a tantos que han decidido apagar teles, periódicos y radios, silenciar a los periodistas en su vida porque ya no se creen nada.
El periodista no sólo está denostado por el ciudadano medio, también desde el Gobierno se ha decidido ignorar por completo su figura: no hay respuestas a las preguntas, si es que se admiten. Se ha eliminado la obligación de que el político informe al ciudadano y cada vez más cargos públicos (pagados por ti y por mí) se agarran a tramposas ruedas de prensa, a plasmas muertos, a simbólicas frases vacías. Hay periodistas que denuncian a diario que no les dejan intervenir en ruedas de prensa, porque es el político el que a dedo, señala quién puede preguntar. Sin más criterio.

Y, aún así, esos periodistas van todos los días a intentar preguntar, mientras que otros trabajan en pequeños periódicos con sueldos ínfimos, con varios trabajos a la vez, o simplemente gratis. Y, algún que otro atrevido, incluso, se la juega. En España, la monarquía es uno de los ejemplos más claros de limitación de la libertad de prensa, de expresión, a pesar de lo que haya dicho el nuevo heredero del trono (y ahí sigue, con su título divino y aclamaciones súbditas, qué cosas). Por no poder abarcar el tema libremente, más de un trabajador de los medios ha dicho: “¡Nos plantamos!”, como la dibujante conocida como Atxe que criticó que Huffington Post, propiedad del Grupo Prisa, “no publica viñetas contrarias a la Monarquía” y se fue.
O la periodista Ana Romero, de El Mundo, que dejó de firmar su artículo al verse obligada a eliminar la descripción de Corinna zu Sayn-Wittgenstein como “amiga íntima del rey”, en un incidente que desencadenó su salida, a pesar de ser una clásica del periódico.
Quizás el más conocido, por su transcendencia en redes, sea el de la revista satírica El Jueves (de RBA), que retiró una “apestosa” portada sobre los reyes consanguíneos, lo que provocó que varios dibujantes dejaran la empresa.

eljueves

Esta portada se hizo mucho más conocida por la censura de lo que habría sido nunca: un síntoma más de que son las empresas periodísticas (los que mandan) las que no se enteran. Entonces, los dibujantes y escritores que se fueron publicaron El cómic Orgullo y Satisfacción. ¿Lo conocen? Vean un ejemplo de lo que hicieron después, para impedir que les callaran:

OYS Albert Monteys

Pero no sólo de monarquía vive la censura. ¿Hablamos de Podemos, ese Partido que obtuvo cinco escaños en las últimas elecciones europeas? Una victoria que sorprendió a muchos pero que no ha sido suficientemente relevante para que ocupe espacios en informativos de RTVE ni para que merezca una entrevista en profundidad en la televisión o radio pública (pagada por ti y por mí). Sólo un apunte más: varios trabajadores de la cadena han denunciado también que desde dirección se dieron instrucciones para “no incluir, en la medida de lo posible, testimonios de Pablo Iglesias”.
Puede que ya no sorprenden estas revelaciones, pero el peligro es esa misma falta de asombro, un peligro que se dispara cuando, por frustración o agotamiento, nos acostumbramos a este estado (a este Estado) amordazado.
Ayer le tocó a Carne Cruda (programa de humor radiofónico, sarcástico y mordaz que ya fue censurado y expulsado en 2012 de la radio pública) y emitió su último programa en La Ser tras hacer público este comunicado http://carnecruda.es/. Los trabajadores aseguran que hasta la fecha había libertad absoluta en lo que se decía y ahora se van. Ahí queda. Parece que no hay espacio para un crítica cruda en una emisora como la Cadena Ser.
¿Quieren una de hoy? Pues la hay. Hoy se estrena en toda España el documental “Yo decido. El tren de la libertad”, sobre la terrorífica ley del aborto de Gallardón. Bueno, pues también hay quien denuncia censura de algunos ayuntamientos para no proyectar el documental.
Podríamos seguir… seguro que cualquiera podría añadir algún caso más.
Pues yo soy periodista y, sí, puede que me equivoque, y puede que no siempre esté dispuesta a jugarme el puesto para denunciar lo denunciable. Pero soy una profesional y hago bien mi trabajo, que es informar, contar, ayudar a reflexionar. Soy una periodista comprometida, que cree que en un periodismo libre, independiente, al servicio del ciudadano, al de la información de calidad. Y el voto de confianza que necesitamos ha de ser sobre esa figura, sobre esos periodistas profesionales comprometidos con lo que hacen (que, amigos, son muchos pero necesitan que alguien le pague por hacer eso: informar con calidad). Lo necesitamos todos. Lo necesita nuestro futuro.
Pero para que se les oiga, alguien tiene que apostar por ellos y darles voz suficiente como para acallar a aquellos que consideran que el periodismo es un negocio, un servicio que, principalmente, ha de salirles rentable.

Por favor, lean aquí Sobre el control de los medios 

10 de julio de 2014

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar