twitter facebook google+
Debemos exigir debates con fundamento, que los políticos tengan un diálogo inteligente con el pueblo: ya está bien del absurdo "Andalucía soy yo", ya está bien del "Y tú más", de Cataluña y Madrid

Nadie es Andalucía y hay quien se atreve a decir que lo es, con la arrogancia del que cree que lo tiene todo ganado, con la impertinencia del que mira desde las alturas. Quizás un futuro de cambios dé miedo, pero ha llegado la hora de recordar a quien se cree imbatible que las decisiones las toma cada andaluz en su casa y que, como decía Sabina, esta boca es mía.

Vivo fuera de Andalucía y quizás la distancia y la nostalgia provoquen que la sienta más que cuando estaba allí. Estar lejos me ha dado una perspectiva diferente: es más evidente y dolorosa, si cabe, la manipulación que existe para conseguir votos, las ideas arrojadas sólo para captarte, pillarte, hacerte de su bando. Y en las campañas cerca de las elecciones, en las andaluzas y en todas, estas maniobras se hacen más obvias.

Andalucía es una tierra enorme, llena de matices y diversidad, y debe ser ambiciosa, no permitir que nadie la defina. Debemos exigir debates con fundamento, que los políticos tengan un diálogo inteligente con el pueblo: ya está bien del absurdo “Andalucía soy yo”, ya está bien del “Y tú más”, de Cataluña y Madrid. Debemos exigirlo para crear un presente y un futuro mejores.

Los medios de comunicación juegan un papel importante, claro. Cualquier persona (que en este contexto se ve como votante) tiene su vida, sus problemas y poco tiempo para desenredar la telaraña que tejen con tanto cuidado. Y ahí aparece la narrativa de los partidos políticos, que replican los medios, y se implantan si no somos críticos. Porque la han estudiado, han diseñado lo que nos van a contar y cómo hacerlo. Buscan un mensaje que cale, que te llegue, que te capture. Entonces, si lo sabemos, ¿por qué nos creemos todo eso que nos cuentan?

Para mí, hay algunas ideas claras:

No es bueno que Andalucía lleve tanto tiempo en las manos de un mismo partido, da igual cuáles sean sus siglas.

No es bueno para ningún andaluz que un grupo de personas decida por ellos qué es Andalucía: o me votas a mí, o estás atacando a Andalucía.

No es bueno que exista un andamio oculto en las entrañas de nuestra tierra que mantiene a unos cuantos porque “son de ellos”.

No es bueno que cualquier alternativa que exista la veamos por los ojos de ese poder.

No es bueno que el objetivo sea mantener lo que hay porque no hay nada mejor. A veces, es necesario cambiar.

30 de noviembre de 2018
Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Otra voz, otra mirada, otra idea. Una alternativa que te seduce, te indigna, que envidias o temes. Quizás te quite la razón, tal vez te la dé. Con argumentos. Sobre lo que importa. ¿Quién decía aquello de que la verdad consta de la suma de perspectivas? Siempre viene bien conocer la otra

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar