twitter facebook google+
A mí no me pasa lo que a la mayoría de la gente que conozco, que no le gusta cumplir años, quizás sea porque muy pronto supe lo que es dejar de cumplirlos.

Hace unos días cumplí 58 años y estoy contenta. A mí no me pasa lo que a la mayoría de la gente que conozco, que no le gusta cumplir años, quizás sea porque muy pronto supe lo que es dejar de cumplirlos. Mi madre no cumplió los 44. Pero no quiero ponerme triste, todo lo contrario, quería transmitir que cumplir años es maravilloso. Y no es que mis años sean de color de rosa, ni creo que los de nadie. Vivir la vida es tener momentos maravillosos, otros no tanto,algunos que quieres que se te olviden. Pero cumplir años es eso, vivir en el amplio sentido de la palabra: días buenos y días malos, cosas buenas y malas, convivir con personas que comparten tus creencias y con quienes las critican, pero que forman parte de lo que vives. Según tú mismo lo enfoques, eso podrá ser positivo o negativo.

Este año, en mi cumpleaños, he estado rodeada de personas que me quieren, que me han transmitido su cariño y, aunque haya diferencias, estuvieron en casa un jueves hasta las 3 de la mañana. Y eso que algunas tenían que irse a trabajar a las 6.30 del viernes. ¡Y os puedo asegurar que son muy dormilonas! Luego, el fin de semana bajaron mis hijas y mis yernos, y volví a celebrarlo y a sentirme querida y feliz.

Cuando hago recuento de este tiempo, supongo que todos lo hacemos en nuestro cumpleaños, pienso que sí ha valido la pena. Me refiero sobre todo a que tuve que dejar de trabajar para formar y cuidar de una familia, y luego volver a estudiar para volver a trabajar y, nuevamente, dejar de trabajar para poder cuidar de parte de esa familia que tanto necesita de mí (tengo una hija con necesidades especiales). Y claro que hay días que me pregunto: “¿Por qué a mí?”. Yo sé que soy una buena trabajadora, responsable y que siempre he sabido compaginar mi empleo y mi familia. Y las respuestas la encuentro mirando a mi alrededor. Tengo suerte de que las circunstancias me permitieran poder dejar de trabajar para cuidar de mi hija, principalmente porque su padre tiene un puesto que nos lo permite. Tengo suerte porque a mi alrededor veo tanta injusticia que no debo sentirme mal. Todo lo contrario, durante muchos años, y gracias a la gran familia que tengo, a pesar de todo, he podido desarrollarme como persona.

Al dedicarme de lleno a mi hija, he podido conocer a muchas familias y he tratado, y lo sigo haciendo, de ayudarles con mi experiencia. Y eso es tan enriquecedor como el trabajo. Aunque también tiene su parte negativa. Cuando, además, eres la presidenta de una Asociación de personas especiales y quieres luchar por ellas, te vas dando cabezazos contra una Administración que, la mayoría de las veces, no te escucha. Es muy doloroso. Pero, a veces, consigues algo y, entonces, te llena de satisfacción.

Bueno, lo mejor de esta Asociación es juntarnos y compartir nuestras experiencias. Estar con personas que conocen el sufrimiento que supone que un ser querido, en este caso tu hijo/a, no pueda disfrutar de la vida ampliamente. Pero, ¡bueno! Si había dicho al principio que no quería ponerme triste. Sólo espero que todos/as sigáis cumpliendo muchos años. Y disfrutando de hacerlo. Yo, por supuesto, lo haré.

Petra Rustarazo
21 de julio de 2016

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Comentarios:
  • Beli comentó el 25 de julio de 2016 a las 0:34

Qué bonitas palabras Petra, cuanto sentimiento y cuanta lucha,pero como tú dices lo importante es cumplirlos y disfrutar el día a día como si fuera el ultimo, con la misma intensidad que el primero, un abrazo demuestra familia para ti.

Dejar un comentario:


mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar