twitter facebook google+
El Real Decreto-ley de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo ni da soluciones urgentes ni protege a todos los consumidores ni abarca todas las cláusulas suelo

Vaya por delante que no es mi intención criticar a ningún partido y que me da igual quien sea el autor del Real Decreto (RD) del que todo el mundo habla. Pero es que nos quedamos como estamos. Porque este RD no introduce nada, ni obliga a nada… Bueno sí, perdón, lo que queda claro es que el deudor hipotecario que recupere lo pagado de más tendrá que hacer sus correspondientes declaraciones complementarias. Puede que se dé el caso, y se dará, de que lo que se dedujo como amortización para el pago de su vivienda habitual, y le ‘contaba’ para tener que pagar menos a Hacienda o incluso le devolviera, ahora tenga que ajustar las cuentas.

Resulta que el RD no dice nada de la cláusula de gastos, es decir, la cláusula que también se declaró nula por el Tribunal Supremo en diciembre de 2015 y que establece que aunque se imponga a prestatario -el consumidor- la obligación de abonar la notaria, registro, impuestos, gestoría… relativos a la Escritura de Préstamo, los ha de abonar el Banco. De esto no dice nada y se limita a la cláusula suelo, pero tampoco lo hace de forma íntegra, pues no se acuerda de aquellas situaciones en las que los prestatarios (los deudores) tienen un acuerdo para que se elimine la cláusula sin devolución de cantidades o de aquellos que tienen Sentencia que dice que se le devuelvan solo las cantidades abonadas de más hasta 2013. Éstos tendrán que volver a demandar, entiendo que una demanda de revisión por la Sentencia del TJUE del pasado 26 de diciembre, pero ¡ojo! Que el plazo es muy corto… Tampoco incluye las hipotecas firmadas por empresas, ya que dice en su art. 1 cantidades indebidamente satisfechas por el “consumidor”.

Solo establece que hay que reclamar al banco y afortunadamente deja abierta la vía judicial si éste no responde, si no se llega a un acuerdo, o si el banco considera que la cláusula no es nula… ¡Ah! Perdón de nuevo, que eso ya lo tenemos.

Si los bancos incumplen, podemos ir al juzgado, ¡menos mal! Pero si no contestan, ¿los obligan? ¿Hay alguna sanción? Sí claro, las costas. ¡Ah! Que eso también lo tenemos ya, que ya hay una ley que lo regula…

La cosa es que este RD bautizado como “Real Decreto-ley de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo”, se llama así, porque igual que cada uno le pone a su hijo como quiere a los que se ocupan de ponerle nombre a los Reales Decreto se le ocurrió éste. Esto es lo mismo. Pero ni da soluciones urgentes ni protege a todos los consumidores ni abarca todas las cláusulas suelo. Por ello, a esta denominación podemos buscarle un sitio junto a la de Santillana del Mar (que ni es Santa, ni llana ni tiene mar)

Si lo que pretenden (o se vende) es que los juzgados no se colapsen, quedo con poca esperanza de que ello ocurra, perjudicándose todo el mundo, ya sean jueces, letrados de la Admiración de Justicia, funcionarios, ciudadanos con cláusulas suelos o sin ellas. Porque si se ‘atasca’, se atasca para todos los procedimientos y para todo el mundo, sea de lo que sea el procedimiento que tiene en marcha o quiere iniciar. Y sí, también se perjudican los abogados (pese a las barbaridades que se vienen escuchando o leyendo en estos últimos días), ya que si el trabajo no avanza… (pues eso)

Ana Lebrón
23 de enero de 2017
Dejar un comentario:


mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar