twitter facebook google+
Cuando me vienen con la noticia que una amiga ha tenido un niño se me viene a la mente: "¿Estará casada?". Pero me callo. Si no, ya saben que me dicen: "Abuela, tú estás muy antigua"

Hace unos días llegó mi nieto diciéndome: “Abuela, ¿por qué no escribes un artículo?”. Yo le dije que estoy muy mayor ya y que no sabría qué contar. De joven escribí algunos artículos en algunos periódicos, pero, claro, cosas de mis tiempos. Cuando me dijo que se publicaría en Internet, yo le dije que a mí eso me suena a chino. Pero él me animo y me he decido hacerlo, con la condición de que yo lo escribía y él se encargara de eso de Internet. Con casi noventa años, no se me puede pedir mucho y menos que sea moderna. Voy a empezar este artículo, aunque tengo poca confianza en su éxito, pues a mis años muchas veces no encuentro la palabra adecuada.

Lo llamaré Tiempo antiguos y modernos y procuraré hacer una comparación entre éstos.

Siempre he oído que antiguamente se tenia miedo al “qué dirán”. Por tanto, los padres no dejaban a sus hijas salir solas, siempre en compañía, y más cuando tenían novio. Era impensable salir con éste sola. Llevaban una señora de compañía a la que llamaban carabina. Y no veas el tostón que les daba la carabina. Ésta procuraba alguna veces hacerse la tonta y los dejaba que se esparciesen. Y de ahí que muchas veces salía alguna que ‘se había comido el costo antes de que tocara el pito’. El disgusto era tremendo, le hacían el ajuar rápidamente y los casaban enseguida, a ver si el niño podía pasar por sietemesino.

Mis tiempos fueron más permisivos, ya salíamos solas con los novios. Desde luego, dentro del pueblo, pues no estaba permitido ni coger el tranvía, ni ir a la playa, ni a Cádiz (yo vivo en San Fernando) si no se llevaba la susodicha carabina. Hoy se van solos hasta Nueva York. Así, en mis tiempos, casi todas nos casábamos vírgenes. Eso de la virginidad es una cosa anticuada, pero era muy bonito.

Como comprenderán estos pensamientos me los guardo y no digo nada, pues enseguida me dicen: “Abuela, tú estás muy antigua”.

En estos tiempos, todo se permite: desde irse de viaje y coger un hotel. ¡Ojo! Si cogen una habitación, chungo, pues ya sabemos lo que viene detrás. Habrá aún alguien que toma dos y hace muy bien. Los novios se van a vivir junto en cuanto pueden y luego se separan por un “quítame ya esas pajas”. Muchas cosas, pienso yo, que las aprenden de las películas, pues cuando veo, acabado de conocerse, el besuqueo y el sobeo que se traen, me digo que estos van para la cama seguro. Y no me equivoco.

Acabo diciendo, que cuando me vienen con la noticia que una amiga ha tenido un niño se me viene a la mente: “¿Estará casada?”. Pero me callo. Si no, ya saben que me dicen: “Abuela, tú estás muy antigua”.

Lely Ramos
27 de septiembre de 2016

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar