twitter facebook google+
“Se garantiza a los primeros 55 solteros la compañía de chicas solteras durante la comida, la cena y la discoteca”, reza el cartel anunciador de una caravana de mujeres en Mérida

El encargado de organizar una ‘caravana de mujeres’ en Mérida ha dado una lección de machismo típica de este país. De esas que tiran por tierra en un segundo años de lucha.

Primero, los hechos:

Resulta que el individuo en cuestión ha preparado para el sábado 18 de abril un encuentro entre mujeres de Madrid y hombres de Extremadura para que todos se conozcan y den rienda suelta a las relaciones. Será en un hotel a las afueras de Mérida. A esa actividad en la que participan solteros de ambos sexos la ha llamado ‘caravana de mujeres’.

Para dar a conocer el evento, ha usado el siguiente cartel. Atentos:

cartel

El mensaje es claro: “Se garantiza a los primeros 55 solteros la compañía de chicas solteras durante la comida, la cena y la discoteca”. Al módico precio de 50 euros.

A ver si me entero. Para este empresario las mujeres somos ganado y mercancía. Y la compañía femenina, un reclamo publicitario genial para atraer a clientes y hacer caja. ¿Es así?

En cuanto este ya famoso cartel se hizo público, las asociaciones que trabajan contra el machismo mostraron su total rechazo (luego se unieron los partidos políticos), especialmente, por el uso de la mujer como un servicio más. Por 50 euros ellos tienen comida, cena, discoteca y una chica soltera. Garantizado, según aseguran.

¿Qué ha hecho el organizador tras el aluvión de críticas? Ha pedido perdón y ha prometido que no repartirá más carteles y que suavizará las cuñas publicitarias en la radio. Y sigue adelante con la caravana.

Hasta ahí, una puede pensar: Bueno, las personas adultas que se relacionen libremente como quieran, es cierto que el cartel es de mal gusto, es ofensivo porque usa a la mujer como reclamo para atraer público (que eso también tiene otro nombre…) pero si los va a retirar y se ha disculpado… Parece que lo ha entendido. Pues a otra cosa. Mmmm… pero no. No nos engañemos: el susodicho interpreta el papel de pedir perdón sin sentirlo y aunque quiera transmitir que ha aprendido la lección (que me extraña) el daño ya está hecho.

Y si quedaba algún tipo de duda en su comportamiento o algún camino para justificarlo, entonces aparece el ‘garrulo’ que algunos llevan dentro y todo salta por los aires dejando en evidencia qué subyace realmente tras ese cartel. Cuando se le pregunta al individuo en sí por la polémica de la caravana, por lo que significa ese evento, él suelta perlas como: “Estamos haciendo un favor a las mujeres”, “No tienen motivo para enfadarse, encima de que solo pagan los hombres” y “No obligamos a nadie a hacer nada que no quiera”. Pues menos mal, nos quedamos más tranquilas.

Profundas reflexiones, sí señor. Una prueba más de que el verdadero problema es que seguimos arrastrando el machismo como una losa que no podemos quitarnos de encima. Porque este tipo de incidentes, por desgracia, no son ni aislados ni anecdóticos. Y no deben pasar como tal.

A ver, organizador de la caravana, lee y asimila: Las mujeres ni necesitamos favores ni somos ganado ni mercancía. Ni nacimos con la misión de dar compañía a los hombres. Que no os enteráis.

9 de abril de 2015
Comentarios:
  • Hola comentó el 9 de abril de 2015 a las 14:30

A ver… Hasta la mitad de su artículo la cosa iba medio bien. Estamos de acuerdo en que da la sensación de que se intenta hacer negocio usando a la mujer de reclamo. Cosa que, por cierto, se lleva haciendo desde tiempos inmemoriales en discotecas y fiestas varias. Con esto no quiero decir que lo defienda. Lo veo bastante mal, de hecho. Pero ese es otro tema… Lo que quiero decir es que eso de que al final se os trata como ganado no es así. Las mujeres que van a esa caravana lo hacen libremente bien por diversión o bien por la misma necesidad de compañía que tienen los hombres. Llevan haciéndose caravanas tanto de hombres como de mujeres desde bastante tiempo y desde luego nunca he visto como ahora ese victimismo reciente que últimamente se da en mujeres llamadas feministas, en pro (supuestamente) de la igualdad.
Debe usted respetar que esas mujeres van porque quieren y si se sintiesen como señoritas de compañía (que es a lo que se refiere entre líneas), ¿no cree que hubiesen desistido de ir a ‘venderse’ de esa manera?

Un saludo

  • Javier F. comentó el 12 de abril de 2015 a las 23:41

Muy interesante tu artículo. Un debate difícil este de la prostitución, donde ves quien defiende su legalización total y su prohibición.

http://javierfigueiredo.blogspot.com/2008/05/abriendo-un-debate.html Hace siete años, cuando estaban de moda los blogs, http://javierfigueiredo.blogspot.com/2008/05/abriendo-un-debate.html abrí un debate en el que proponía la legalización como medida urgente para iniciar la erradicación. Hoy he vuelto a releer el post y confieso que es un tema con demasiadas aristas.

De lo que no tengo duda es de que tras el episodio de Mérida hay prostitución encubierta y nada de “encuentro”. Las denominadas “caravanas de mujeres” son más parecidas a la feria de ganado que a cualquier evento festivo entre hombres y mujeres “libres”.

Dejar un comentario:


Sobre mi blog:

Una visión rayana de la vida, una manera de acercar y contar lo que existe al otro lado de frontera, cualquiera que ésta sea. Llevar el periodismo al límite, el placer de caminar por el filo de la navaja...

mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar