twitter facebook google+
En España hay tres millones de personas que, aunque tienen contrato y sueldo, viven bajo el umbral de la pobreza debido a la precariedad y el fraude que invade el mercado laboral
7 de diciembre de 2014

Tener un empleo ya no implica estar a salvo de la exclusión social. Entidades como Cruz Roja o la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) alertan de que cada vez hay más trabajadores pobres en nuestro país; personas que, aún teniendo un contrato, el salario que ganan no es suficiente para pagar facturas y alimentación y deben acudir a la ayuda social para hacer frente a los gastos mensuales.

Esta semana han salido a la luz los datos del paro de noviembre -un mes considerado tradicionalmente ‘malo’- y el Gobierno ha querido lanzar un mensaje de optimismo. Si miramos las cifras, es real que el desempleo bajó en España en 14.688 personas respecto a octubre. Actualmente, el número se sitúa en 4.512.216 personas, lo que significa que los desocupados siguen rondando el 24% del total.

En una primera lectura, no se puede negar que hay menos parados y que Rajoy podría presumir de ‘objetivos cumplidos’. Pero, ¿qué hay detrás de ese descenso? Sin duda, el trabajo precario, que está invadiendo el mercado laboral: contratos por un mes, por semanas o incluso por días que no garantizan ninguna estabilidad. Es la principal denuncia de los sindicatos, que advierten de la pérdida constante de derechos.

trabajadorespobres

España es el tercer país de la Unión Europea con más trabajadores pobres. :: Cruz Roja

El PSOE acusa directamente al PP de haber creado una nueva clase social: los trabajadores pobres. No obstante, desde la EAPN recuerdan que esta situación ya existía en 2009, cuando aún Zapatero estaba al frente del Ejecutivo, aunque subrayan que desde entonces el número de afectados no ha parado de subir cada año.

Desde Cruz Roja, que acaba de publicar un nuevo boletín sobre vulnerabilidad, destacan que el 81,8% de la población que ellos atienden son trabajadores pobres. Y añaden: “Se considera así a aquellas personas que han estado empleadas durante al menos siete meses en los últimos doce, y que a la vez viven en un hogar cuyos ingresos están por debajo del 60% de la mediana de la renta del país (se usa el indicador AROPE)”.

Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) de 2013, ese 60% significa estar por debajo de los 8.114 euros anuales. En esa cifra se marca el umbral de exclusión social si hablamos de una unidad familiar de una sola persona. Para un hogar medio, dos adultos y dos menores, los ingresos anuales serían menos de 17.040 euros.

Lo que se está creando es empleo precario, empleo temporal, así que no existe seguridad ni estabilidad”

España tiene ahora mismo alrededor de tres millones de trabajadores que viven bajo el umbral de la pobreza, cifra que representa el 12,3% de los empleados actuales. Esto nos convierte en el tercer país de la Unión Europea donde cada vez es más común esta preocupante situación; sólo nos superan Rumanía y Grecia. De hecho, según el Informe Mundial sobre Salarios 2014/2015 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), España y Estados Unidos son las economías donde más crece la desigualdad.

Además, el 28% de la población general está en el umbral de la pobreza, esto es, 13 millones de españoles. De ellos, un 23% tiene contrato y sueldo, pero no están exentos de acudir a las ayudas de servicios sociales o de las ONG para llegar a fin de mes.

El portavoz de comunicación de la EAPN, Jonás Candalija, lo explica así: “Lo que se está creando es empleo precario, empleo temporal, así que no existe seguridad ni estabilidad. Eso repercute en las familias porque cuanta más precariedad, más riesgo de pobreza. Si baja el nivel de ingresos y suben los gastos de la vida, como la factura de la luz (se ha incrementado en casi 400 euros en la última década), hay más vulnerabilidad ante cualquier imprevisto. Lo que supone que aunque tengas trabajo, no llegas a fin de mes; y ya si estás en situación de desempleo, puede que no llegues ni al final del día”.

Contratos de cuatro horas, jornadas laborales completas

Una de las situaciones más habituales que denuncian las ONG que trabajan con programas de pobreza es que las empresas hacen contratos de media jornada con el sueldo correspondiente pero finalmente el empleado cubre la jornada entera sin que su salario aumente.

Candalija señala dos factores claves de la precariedad: la temporalidad y el fraude. “Se hacen contratos de un mes, semanas, o incluso algunos que se renuevan cada día, hay de todo en el mercado laboral. Después ocurre que hay contratos a media jornada pero el empleo realmente es de jornada entera, de manera que se produce un fraude a la Seguridad Social. En algunos casos a los empleados se les paga en negro un poco más”. Y otras veces se trabajan 12 horas por 600 euros, como denuncian muchos jóvenes.

Se hacen contratos de un mes, semanas, o incluso algunos
que se renuevan cada día, hay de todo”

Precisamente, los ‘recién titulados y sobradamente preparados’ son uno de los sectores que más sufren la pobreza laboral: “Los más jóvenes, a pesar de tener mucha formación, no han tenido nunca un empleo, y el primero al que acceden es muy precario”, apunta el portavoz de la Red de Lucha contra la Pobreza. Aunque también destaca que los mayores de 50 años suponen el otro grupo de población más afectado.

¿Cómo viven estas familias? Según el estudio de Cruz Roja, primero se busca apoyo económico en la gente más cercana, de hecho, son cada vez más abuelos, más pensionistas, los que están manteniendo a sus hijos y nietos. La segunda opción son los servicios sociales; y la tercera, esta ONG. De los 5,4 millones de personas que la entidad atendió el pasado año, más de 2,4 millones fueron beneficiarias de programas sociales y de empleo.

El boletín de vulnerabilidad que acaban de publicar arroja otra conclusión llamativa: “Las personas que llevan en paro un tiempo prolongado concentran sus preocupaciones en las dificultades económicas cotidianas y la cobertura de necesidades básicas, antes que en la situación ocupacional, a la que podrían ver como un factor subordinado, dadas las dificultades para acceder a un empleo”.

Queremos que se establezca un sistema de rentas mínimas que permita que por los menos todas las personas tengan unos ingresos mínimos”

Ante este panorama, desde la EAPN insisten en que es necesario que se promueva un plan contra la pobreza: “Que desde la Administración Pública, al igual que se rescatan autopistas o se apoya a las compañías eléctricas, también se lance un plan para atender a una emergencia como son las personas más vulnerables”. Y agregan: “Queremos que se establezca un sistema de rentas mínimas que permita que por los menos todas las personas tengan unos ingresos mínimos que les permita salir adelante. Y que esto vaya acompañado de un plan de empleo para que la gente pueda dejar de cobrar esa renta porque tiene un salario. Pero para que esta medida funcione, ese trabajo que se consiga debe ser digno, ha de garantizar la estabilidad, y no convertir a quien lo obtenga en una persona más en riesgo de exclusión social y que acuda a los servicios sociales o a Cruz Roja para poder pagar el alquiler o la factura de la luz”.

Los datos que manejan las oenegés alertan de la situación del mercado laboral en España y de cómo éste afecta a las familias. El reflejo de la sociedad es muy preocupante. Si ya se hablaba de la desaparición de la clase media, de las diferencias cada vez más marcadas entre los que acumulan gran parte del capital (protegidos por el Estado) y el resto, ahora aparece una nueva clase social: los trabajadores pobres. Una realidad que asusta.


Comentarios:

DA MIEDO VIVR EN ESPAÑA , HAMBRE , MISERIAS ASQUEROSAS Y CORRUPCIÓNEN EL GOBIERNO

Dejar un comentario:


Otras noticias
Asumir el coste de las medicinas que ya no cubre la Seguridad Social se ha convertido en uno de los principales problemas de los usuarios que acuden a Cruz Roja
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar