twitter facebook google+
Tener hijos es todo un desafío en la España de hoy. La famosa conciliación laboral sigue dependiendo, en gran parte, de personas con las que contar, normalmente los abuelos, o de los recursos económicos de los que uno disponga
Madrid
14 de diciembre de 2014
familia

La conciliación familiar y laboral es un gran reto en España. :: Juan Luis Ávila

Ana no cree en la conciliación. Dice que es un engaño. Tiene 55 años y asegura que tuvo que renunciar a gran parte de sus proyectos y de su vida laboral para dedicar tiempo y esfuerzo a su familia, a sus hijos en concreto.

Ana no cree en la conciliación. Dice que es un engaño. Tiene 40 años y asegura que ha tenido que renunciar a gran parte de sus proyectos y de su vida laboral para dedicar tiempo y esfuerzo a su familia, a sus hijos en concreto.

Ana no cree en la conciliación. Dice que es un engaño. Tiene 33 años y asegura que está renunciando a parte de su vida laboral para dedicar tiempo y esfuerzo a su familia, a sus hijos en concreto.

El nombre de estas mujeres no es Ana, pero ¿acaso importa? Su situación se ha repetido de forma casi idéntica a pesar del paso del tiempo, igual que su respuesta ante lo que supone la paternidad para su pareja: él tiene la misma situación laboral que antes de la llegada de sus hijos.

La palabra conciliación no se dirige en exclusiva a la mujer, sino que alude al reto que supone para una persona mantener un equilibrio entre las diferentes dimensiones de la vida, en especial, la familiar y la laboral. En cualquier caso, dado que la incorporación de la mujer al mundo laboral en pleno siglo XXI se presupone real, la encrucijada se presenta cuando una pareja en la que ambos trabajan ha de afrontar los retos de criar a sus pequeños. ¿Son las empresas sensibles a las necesidades que se van a presentar? ¿Hay recursos, ayudas, opciones para compatibilizar el empleo y la maternidad o la paternidad? ¿Podrán ambos mantener su puesto? La realidad convierte a los nuevos padres en equilibristas: de su tiempo, de sus recursos y de su energía.

“Cuando hablamos de conciliar, lo primero que se me viene a la cabeza son mis padres, o los padres de él. Su ayuda es valiosísima para poder atender las necesidades de nuestras tres hijas, con edades de hasta seis años de diferencia, y trabajar”, explica una de esas Anas.

En la actualidad, hay una sutil tendencia por la que cada vez más hombres se sumergen de lleno en la paternidad y asumen todas sus ventajas e inconvenientes. Pero, a pesar de ello, la conciliación sigue teniendo nombre de mujer.

IMG_20141214_130616

La conciliación sigue siendo cosa de mujeres. :: Antonio Ávila

“Al final, los permisos de unos y otros son determinantes y hacen que sean las mujeres las que terminan por sacrificar de alguna manera le evolución de las carreras profesionales“. 40 años. Tres hijas. Los dos trabajan.

“Nosotros la única ayuda pública que hemos tenidos es la deducción de la renta para madres de niños hasta los tres años”. 33 años. Dos hijos. Los dos trabajan.

*Lea aquí los derechos existentes en España para la conciliación de la vida laboral y familiar.

Es la propia realidad la que arrincona a la mujer. Los datos hablan por sí solos: 1.997.800 mujeres no tienen empleo ni lo buscan por razones familiares frente a 130.800 hombres; cada año 380.000 mujeres abandonan el mercado de trabajo frente a 14.000 hombres; los contratos parciales en el 74,34% de los casos son a mujeres y si el motivo de ese trabajo parcial es el cuidado de niños, entonces la proporción se dispara hasta el 97,79%.

grafico1

Pincha en el gráfico para ampliarlo.

El origen de esta situación es cultural y está en la raíz, agarrado a la estructura de la sociedad. Una de las numerosas causas de fondo que provocan que sea la mujer la que deja su trabajo, y no el hombre, es la diferencia salarial. Él suele cobrar más: en 2013 la diferencia fue, de media, de unos 480,6€ (ellos, 2.102,€ , ellas 1.621,6€). En este sentido, los últimos datos indican que los sueldos de las mujeres deberían incrementarse en un 30% para que la igualdad fuera efectiva, que sólo uno de cada diez altos directivos en España son mujeres o que en investigación solo uno de cada cinco puestos de mayor nivel son ocupados por ellas.

Pero hay variables más complejas: la falta de ayuda pública, la falta de oportunidades laborales a partir de determinadas edades, la alta competitividad de determinados puestos, la exigencia de disponibilidad y de continuidad…  “Hasta que gobiernos y empresas no sean conscientes de que los nacimientos de niños son necesarios para que la economía se mantenga, no proporcionarán un clima de conciliación real en el que tener niños y trabajar sea algo normal y fácil. En nuestra sociedad se ha generalizado la idea de que procrear es más bien un capricho que debe acarrear consecuencias“. Con 33 años y dos niños, ella tuvo que dejar uno de sus trabajos al convertirse en madre y ahora asume que perdería el otro si se pidiera la excedencia con la que, a veces, sueña. “Si es que el 60% de mi sueldo se va en la cuidadora”. Más datos:

graficotareas

Pincha en el gráfico para ampliarlo.

Ni el ciudadano, ni el empresario y ni la sociedad, en general, han asumido que las consecuencias de que un trabajador tenga un hijo han de ser asumidas por todos. Que ese paso es necesario para la continuidad de la humanidad y es positivo para la economía. Hasta que ese mensaje cale, como cuenta una de nuestras Anas, el cambio no será: “Algo está fallando. Todas las madres que conozco nos sentimos exhaustas y llegamos a reconocer que nuestras madres o abuelas, pese al machismo y al hecho de no poder elegir, vivían menos estresadas“.



Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-content/plugins/microkids-related-posts/microkids-related-posts.php on line 858

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/22/d436681534/htdocs/linkterna/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Dejar un comentario:


Otras noticias
Uno de los pasos más aplaudidos de los últimos tiempos ha sido el que dio Islandia sobre la equiparación de los permisos de paternidad, muy exigido por una parte de la sociedad y, de momento, aplazado en España
En la Unión Europea, siete de cada diez familias no tienen hijos y el índice de fecundidad (1,58) está muy por debajo del número de niños que los europeos desearían tener
Lo más:
mapaWeb quiénesSomos contacta avisoLegal síguenos: twitter facebook google+

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar